Los demócratas, Nadler y Harris se unen a George Soros en pro de una “reforma” integral sobre la marihuana y de asegurar una población dopada

25 de julio de 2019

25 de julio de 2019 — La senadora Kamala Harris (demócrata por California) y el representante Jerrold Nadler (demócrata por New York) introdujeron el martes 23 una legislación para llevar a cabo una reforma global a las leyes federales sobre marihuana en Estados Unidos, para garantizar que la población esté tan dopada que no pueda darse cuenta de lo que sucede a su alrededor. Harris, precandidata demócrata a la presidencia, dijo que “los tiempos han cambiado. La marihuana no debería considerarse como delito”.

Esta operación está llevando a cabo en conjunto con la organización del capo George Soros, la Alianza por una Política de las Drogas (DPA, en sus siglas en inglés), que publicó un boletín de prensa donde muestran su satisfacción y se jactan de que “nosotros y nuestros aliados hemos estado trabajando con el representante Nadler y con la senadora Harris por meses” para redactar el proyecto de Ley de Oportunidad de Reinversión y Limpieza de Antecedentes Penales de Marihuana (cuyas siglas en inglés son “MORE”, que significa “más”). Una de las prioridades del proyecto de ley es la despenalización de la marihuana a nivel federal (actualmente la marihuana está prohibida por la Ley Federal de Sustancias Controladas) y contiene algunas disposiciones legales penales y sociales, informó la CNBC. Bajo las nuevas disposiciones, los estados podrían escribir sus propias políticas al respecto.

La justificación que plantea el proyecto de ley es sumamente perjudicial. Según lo plantea la Drug Policy Alliance (DPA), la vida de la gente “se ha visto arruinada por décadas”, no por la desindustrialización, o el desempleo, ni la degeneración económica y cultural, las drogas, etc., sino por la “prohibición” que ha “afectado de modo desproporcionado a las personas de color”. Sacar a la marihuana de la Ley Federal de Sustancias Controladas, dice la DPA, hará posible darle prioridad y “reinvertir en quienes se han visto más afectados por nuestras fallidas leyes sobre la marihuana”. Esto “¡corregirá la injusticia histórica causada por la prohibición!”.

Luego de sacar a la justifica federal del tema de la marihuana, el proyecto de ley se enfoca en las comunidades de las minorías, para que participen en el “auge económico” que ofrece el negocio de la marihuana, y de este modo “reparar el daño ocasionado por la guerra a las drogas”. El proyecto de ley también exigiría que se cancelen las condenas por drogas y se eliminen como antecedentes penales.

El martes 23 se había programado una audiencia en la Comisión del Senado de EU sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos, para analizar los “desafíos a los que se enfrenta la industria del cannabis” para obtener servicios financieros. Maritza Pérez, analista del Centro para el Progreso de Estados Unidos, exalta el proyecto de ley, porque va a eliminar los obstáculos que han impedido que las minorías se beneficien de la emergente industria de la marihuana. Según CNBC, el proyecto de ley Nadler-Harris utilizará las ganancias de los impuestos al cannabis para establecer tres fondos de ayuda a la gente en las comunidades “que fueron perjudicadas en la guerra a las drogas”. Con los subsidios de reinversión en la comunidad se ofrecería capacitación para el trabajo, asistencia judicial y otros programas sociales. El proyecto de ley propone que un Funcionario Judicial de Cannabis se ocupe de administrar el dinero.