Lavrov señala el poder del nuevo paradigma en las relaciones internacionales

29 de julio de 2019

29 de julio de 2019 — Los ministros de Relaciones Exteriores de las naciones que integran el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, y Sudáfrica) se reunieron en Brasilia la semana pasada, con el fin de preparar la próxima cumbre del grupo en noviembre. Entre las varias reuniones bilaterales que se llevaron a cabo, el ministro del Exterior brasileño, Ernesto Araujo, se reunió con su homólogo de China, Wang Yi el 25 de julio, y confirmó que el Presidente Jair Bolsonaro visitará China en octubre. Araujo se reunió también con su homólogo ruso, Sergey Lavrov, el 26 de julio.

Estas reuniones son realmente destacables, ya que el equipo de Bolsonaro que asumió el poder en enero de este año, había prometido realinear a Brasil con Washington únicamente, y alejarlo de los “regímenes comunistas”. Pero seis meses después, el hecho de que Brasil sigue relacionándose activamente con el BRICS, con Rusia y China, es un reflejo del poder del nuevo paradigma que está en marcha en el mundo.

El ministro Lavrov identificó este nuevo paradigma varias veces en una entrevista que sostuvo con medios iberoamericanos el martes 23 de julio, y con la edición en español de RT, en Moscú:

“No tengo ningún motivo para creer que Brasil revisará su enfoque fundamental a favor de preservar y desarrollar al grupo BRICS, lo cual reflejará, por su virtud, las realidades del mundo multipolar. Estas realidades, dicho sea de paso, se manifiestan no solo en el formato del BRICS, sino también en el formato del G20... El occidente, por si solo y sin los países del BRICS y del BRICS-Plus que tienen posiciones similares a las nuestras, no puede abordar ningún asunto económico y financiero a escala mundial...

“Es un mundo multifacético. Hay un número cada vez mayor de ejemplos impresionantes de economías en ascenso. China e India están creciendo exponencialmente en lo económico, creando nuevos centros de influencia económica y financiera que también les da influencia política. Sería muy poco inteligente e inútil ignorar este hecho”.

Lavrov contrastó esta realidad con el enfoque unilateral erróneo y peligroso de la casta dominante en Estados Unidos.

“Lo que pretenden lograr nuestros colegas estadounidenses ahora con su extensión de sanciones unilaterales a todos los participantes en las relaciones internacionales para tratar de obtener ventajas momentáneas, no puede durar mucho. Se están haciendo más daño que bien, porque el dólar y la confianza en el dólar ha caído drásticamente...

“Cierto que las sanciones unilaterales, los ultimátum duros y la aplicación extraterritorial de las leyes nacionales pueden producir un efecto que duraría varios años. Pero no hay duda alguna que en el largo plazo Estados Unidos tendrá que aceptar el hecho de que el desarrollo económico global es imposible sin acuerdos, decisiones justas y respeto a las normas, las cuales deben ser iguales para todos”.

En dos ocasiones Lavrov hizo la distinción entre el Presidente Donald Trump y la política unipolar de la casta dominante. Primero, se refirió a las pláticas entre el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la cumbre del G20 que se realizó el 28 y 29 en Osaka, Japón, en donde “se mostró que el Presidente estadounidense está dispuesto, en general, a buscar soluciones mutuamente aceptables. El tiempo dirá si esta disposición se traduce en acciones de los soldados de a pié”.

Con relación a Irán, dijo que “varios cabeza caliente de Washington están ansiosos de resolver el problema iraní con medios militares. Nosotros no creemos que el Presidente Donald Trump tenga esta actitud”. Más bien, agregó Lavrov, “tengo un sentimiento de que él no comparte esas opiniones. Desafortunadamente, muchos políticos estadounidenses todavía contemplan esta opción”, y “esto sería un acontecimiento extremadamente peligroso”.