Lavrov tiene confianza de que está en camino una salida a la crisis de Venezuela; Pompeo le teme a eso precisamente

29 de julio de 2019

29 de julio del 2019 —- El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov manifestó su optimismo de que la crisis de Venezuela “puede cambiar para bien”, durante su conferencia de prensa en la Habana el viernes 26. Se refirió a las recientes negociaciones entre la oposición venezolana y el gobierno de Nicolás Maduro, en Oslo y Barbados, como una apertura para buscar la solución.

“Finalmente, luego de los intentos chapuceros con la idea de desatar, de una vez, otra de estas revoluciones de color desde el exterior, la situación a avanzado hacia lo que llamamos el proceso de Oslo. Este proceso busca garantizar acuerdos y compromisos entre el gobierno y la oposición. El sentido común está comenzando a prevalecer gradualmente...el curso de las negociaciones me lleva a tener esperanza en que se pueda alcanzar un acuerdo que satisfaga a todos”, dijo Lavrov.

Al final de la última ronda de conversaciones en las que el gobierno de Noruega fue intermediario, el 9 de julio, tanto la oposición como el gobierno consideraron que había sido bueno llevarlas acabo. No se dieron detalles oficiales (se había acordado en que lo conversado no se ventilaría a la opinión pública), sin embargo se informó ampliamente que el centro del acuerdo alcanzado era para llevar a cabo elecciones presidenciales en el 2020, en las cuales el Presidente Maduro no sería candidato. Pero todo esto es solo conjeturas de la prensa porque nada oficial se informará sino hasta el final de las conversaciones.

Mike Pompeo, secretario de Estados de Estados Unidos se opuso (de nuevo) a un acuerdo de este tipo, esta vez con una pequeña variante. Él le dijo a un periodista del Washington Post en una conferencia de prensa en Ecuador, que “parece inconcebible que puedan celebrarse elecciones libres y justas con Maduro aún en suelo venezolano. No quiero descartar la posibilidad de que alguien encuentre una forma inteligente de lograrlo... Así que, sin perjuicio de las conversaciones que tengan lugar en Barbados o en Oslo o donde sea, Estados Unidos ha dejado muy claro que es inconcebible que puedan celebrarse unas elecciones que realmente representen al pueblo venezolano con Maduro todavía presente en el país”.