Lo que está en juego en las elecciones primarias de Argentina

9 de agosto de 2019

9 de agosto de 2019 –- El próximo domingo 11 de agosto se llevan a cabo las elecciones primarias en Argentina, que constituye el primer paso para las elecciones presidenciales de este año, de las cuales la primera vuelta se llevará a cabo el 27 de octubre. Las listas electorales ya están decididas, así que las primarias constituyen más que cualquier cosa, una lectura sobre el sentimiento popular, en una situación sumamente polarizada.

El Presidente neoliberal Mauricio Macri, que ha devastado la economía de la nación y el nivel de vida de la población bajo el tutelaje del Fondo Monetario Internacional (FMI), se enfrentará a la fórmula presidencial “Fernández-Fernández”, a saber, Alberto Fernández como candidato para Presidente, y quien fue jefe de gabinete de la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner, y ella como candidata a la vicepresidencia de esta fórmula en la coalición política electoral nacional, “Frente de Todos”.

El contexto de las elecciones es la grave crisis económica y la volatilidad actual, que tiene al equipo de neoliberales de Macri corriendo asustados. Wall Street y Londres también observan la situación con gran nerviosismo, temerosos de que el equipo Fernández-Fernández revertirá las desastrosas políticas actuales. A pesar de que el FMI les dio permiso de intervenir en los mercados de monedas, que de otro modo está prohibido por el acuerdo de “Standby” de $57 mil millones de dólares, el equipo de Macri no ha podido detener la devaluación del peso ni la inflación en aumento. El colapso industrial, las empresas cerradas, el desempleo, la gente sin hogar, y el disgusto popular han alcanzado máximos históricos.

Mercedes Marcó del Pont, ex presidente del Banco Central, definió el aprieto en el que está metido el gobierno, mientras se aferra a lo que ella llamó políticas neoliberales “suicidas”. Como informó iProfesional el 7 de agosto, ella advirtió que “si hay una corrida” pronto (en lo que va de año ha habido varias) los $6 mil millones de dólares que el FMI le permite vender al Banco Central para tratar de mantener la estabilidad del tipo de cambio simplemente no le van a alcanzar.

Entre ahora y el 11 de agosto, el gobierno va “a seguir subiendo la tasa de interés para estabilizar al dólar y van a hacer todo lo posible para que no se desmadre el mercado de cambios”, dijo ella. En estos momentos las tasas están en 62%. Y después de septiembre, añadió, “cuando llega el último desembolso del Fondo Monetario, solo queda deuda”. Todo lo que el FMI puede proponer es abrir todavía más la economía, pero “no hay solución sino más y más ajuste”, aseveró. El FMI está dejándole al siguiente gobierno constitucional una situación insostenible, y si gana la coalición del “Frente para Todos” con la fórmula Fernández-Fernández, tendrá que “sentarse a renegociar el pago del crédito stand by en otras condiciones”.