Ex directora de la OMS advierte sobre una “revolución de color” en Hong Kong

14 de agosto de 2019

13 de agosto de 2019 — La ex directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, originaria de Hong Kong y destacado miembro del Comité Consultivo Político del Pueblo Chino (CCPPC), advirtió en una entrevista el sábado 10 de agosto que la situación de Hong Kong tiene todos los visos de ser una “revolución de color”. Chan subrayó el derecho legítimo de la población de Hong Kong a manifestar, sin embargo dijo que la situación actual es completamente distinta de lo que ella haya visto en esa ciudad. Chan ha estado fuera de la ciudad por 10 años. Ella ha animado a los hongkoneses a que salgan y se manifiesten en favor del estado de derecho y en apoyo a las autoridades locales. De hecho ha habido manifestaciones en frente del departamento de policía de Hong Kong, donde las personas han dejado flores y regalos, y han colocado fotografías de policías heridos durante los disturbios.

Carrie Lam, Jefa Ejecutiva de Hong Kong, dio de nuevo una conferencia de prensa el viernes 9, donde hizo un llamado a los líderes empresariales a hacer su mejor esfuerzo para restaurar el orden en la ciudad, e hizo hincapié en el tremendo daño que los disturbios han causado a la economía de Hong Kong. Stephen Perry, miembro del Club Grupo 48, “Los rompehielos”, compuesto de empresarios británicos que tienen inversiones en la ciudad, también responsabilizó a la intervención extranjera en una entrevista que le dio a la CGTN, en la que caracterizó a los disturbios de “revolución de color”, y explicó que “revoluciones de color” similares en Ucrania y en Egipto no tuvieron un buen final.

La toma del aeropuerto de Hong Kong ha continuado hasta hoy, con miles de manifestantes, mayoritariamente jóvenes que ocupan las salas principales, con la intensión de quedarse allí, aunque sin detener a los pasajeros ni al personal de las líneas aéreas. Cathay Pacific, la línea aérea con sede en Kong Kong, se ha visto en la necesidad de reducir sus operaciones, porque algunos de sus empleados están participando en las manifestaciones. Esos empleados se enfrentan ahora a la pérdida de su empleo. Incluso hubo un piloto, que anunció en su vuelo hacia la ciudad, que los pasajeros no debían estar temerosos dado que los manifestantes eran pacíficos y solo buscaban cambiar las leyes de extradición. ¡Llegó incluso a proponerle a los pasajeros a que hablaran con los manifestantes para que averiguaran qué pedían!