Nuevo informe del Congreso de EU, “Armas nucleares de Rusia: doctrina, fuerzas, modernización”

19 de agosto de 2019

19 de agosto de 2019 — El Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, publicó el 5 de agosto un nuevo informe, sobre el arsenal nuclear de Rusia, titulado “Russia’s Nuclear Weapons: Doctrine, Forces and Modernization” (Armas nucleares de Rusia: doctrina, fuerzas, modernización). El documento de 41 páginas menciona varios elementos de la realidad que muy a menudo son ignorados por funcionarios del Departamento de Estado en sus declaraciones respecto a la doctrina nuclear rusa.

El informe señala, en particular, dos acontecimientos de la parte de Estados Unidos y la OTAN que le dan a Rusia el contexto para su política nuclear. El primero es la expansión de la OTAN hasta la propia frontera de Rusia. “Por mucho tiempo Rusia ha temido que una alianza en expansión crearía un nuevo desafío para la seguridad rusa, en particular si la OTAN trasladase armas nucleares más cerca de las fronteras de Rusia”, señala. “Estas preocupaciones contribuyeron a la declaración de la doctrina de 1997 [que dice] que Rusia podría utilizar armas nucleares si su supervivencia nacional se ve amenazada”.

Segundo, el informe se refiere a la salida de Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (Tratado ABM) en el 2002 como el factor que llevó a Rusia a desarrollar la nueva clase de vehículos de lanzamiento de misiles nucleares, como el vehículo deslizador hipersónico Avangard que está pronto a desplegar, y cita el discurso anual que a este respecto dio el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, el 1º de mayo del 2018, a la Asamblea Federal.

Por otra parte, el “resumen” del informe pretende abordar cuestiones de amenazas peligrosas, y qué debería hacer Estados Unidos al respecto. Establece que la cambiante doctrina de Rusia “parece indicar que es muy posible que Rusia ha colocado una mayor dependencia en las armas nucleares y es posible que amenace con utilizarlas en conflictos regionales”. Luego el informe teoriza: “Esta doctrina ha llevado a algunos analistas estadounidenses a la conclusión de que Rusia adoptó una estrategia de ‘escalar para desescalar’, en la que puede amenazar con utilizar armas nucleares si estuviesen perdiendo en un conflicto con un miembro de la OTAN, en un intento por convencer a Estados Unidos y a sus aliados de la OTAN a retirarse del conflicto. [De echo, esto es efectivamente lo que fue la doctrina nuclear de la OTAN durante la Guerra Fría, dado que la OTAN consideraba que sus fuerzas convencionales serían superadas fácilmente por las enormes formaciones blindadas de la Unión Soviética en un ataque convencional, sin embargo el informe no menciona este punto—ndr]. Funcionarios rusos, junto con algunos académicos y observadores en Estados Unidos y en Europa, refutan esta interpretación; sin embargo, la preocupación en torno de esta doctrina ha llevado a que se recomiende que Estados Unidos haga cambios en su postura nuclear.