Juan Guaidó anunció un “gobierno” paralelo que despachará desde la embajada de España en Caracas

6 de septiembre de 2019

6 de septiembre de 2019 — El autoproclamado “presidente interino” de Venezuela, Juan Guaidó, anunció el 28 de agosto lo que sería un intento para montar un gobierno paralelo, al que denomina “gobierno central”, que estará encabezado por Leopoldo López, líder de la oposición, y destacado operativo de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos. López ha estado refugiado en la embajada de España en Caracas desde que escapó de su arresto domiciliario a principios de mayo, y ¡desde ahí se encargará del dizque gobierno!

Como explicara Guaidó en su conferencia de prensa del 28 de agosto, este supuesto gobierno tiene el propósito de “acabar con la usurpación [de Maduro]” tan pronto como sea posible, aunque ese dizque gobierno no tiene poder alguno. Guaidó nombró a varios otros “ministros”, entre ellos a Julio Borges, que funge como actual “embajador” ante el Grupo de Lima, quien se desempeñará como “ministro de relaciones exteriores”, junto con otros que fueron nombrados como “coordinadores” de asuntos económicos y humanitarios.

Coincidiendo con el anunció de Guaidó, el mismo día 28 de agosto el Departamento de Estado anunció que había establecido la “Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela” (como lo llama la prensa venezolana de la oposición) en Bogotá, Colombia, (aunque en inglés le llaman simplemente “Unidad de Asuntos Venezolanos”, a la que se refieren con sus siglas en inglés como “VAU”). Esta VAU se supone que va a garantizar la representación diplomática al susodicho “gobierno” de Guaidó. James Story, encargado de negocios de la VAU, le dijo al periódico venezolano 2001 que Estados Unidos “no quiere intervención militar” en Venezuela, sino solo “una salida política, pacífica, democrática y constitucional” de la crisis que vive este país.

Dado que Guaidó no es el presidente electo de Venezuela, no fue invitado a hablar en la próxima Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (AGONU). Nicolás Maduro, Presidente de hecho, fue invitado a participar. Así que, Guaidó, quien ha estado apoyado por “más de 50 países” (como insiste el Departamento de Estado de EU; número que no ha cambiado todavía) desde que se autoproclamó presidente interino de Venezuela en enero de este año, se vio forzado a organizar un evento paralelo en Nueva York, coincidiendo con la reunión de la AGONU, para hacer de cuenta que habla como un jefe de Estado.