Carrie Lam, Jefa Ejecutiva de Hong Kong aclara su propuesta para acabar con la violencia

6 de septiembre de 2019

6 de septiembre de 2019 — Con el propósito de aclarar cualquier malentendido (o falsa interpretación) que le hayan dado los manifestantes antigobierno de Hong Kong, y la prensa occidental (que les dan propaganda gratuita) luego de que la Jefa Ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, anunciara que derogaría la Ley de Extradición, explicó que el Consejo Legislativo de Hong Kong se reuniría no para discutir la propuesta sino solo para anunciar que la Jefa Ejecutiva había tomado esa medida. “No habrá ni votación, ni debate”, dijo, sino solamente una declaración del Secretariado de Seguridad, que por motivos protocolares, debe anunciar formalmente el retiro de la medida.

Asimismo, Lam dejó en claro que la decisión de retirar el proyecto de ley fue decisión suya, y no del Gobierno Central. El Gobierno Central, no obstante, fue informado de la decisión, y ha expresado su apoyo a la medida adoptada, del mismo modo en que la ha apoyado durante todos los disturbios. “Fui yo quien tomó la iniciativa de introducir el proyecto de ley, y fui yo misma quien decidió retirarlo”, dijo Lam. Con relación a las exigencias de los manifestantes para que haya una investigación independiente de las acciones de la policía durante los disturbios, Lam dijo que ella confía en la IPCC, la comisión supervisora de Hong Kong responsable de investigar las quejas sobre la policía. Informó que había nombrado a dos miembros nuevos en la IPCC y que había traído a 5 “expertos” extranjeros del Reino Unido, Nueva Zelandia, Australia y Canadá.

En cuanto a la exigencia de los manifestantes de que libere a los que fueron detenidos durante los disturbios, Lam dijo que el Departamento de Justicia se encargará de los casos individuales de acuerdo al estado de derecho. Y con relación a la cuestión del sufragio universal, Lam dijo que es una “meta eventual” según está estipulada en la Ley Básica que gobierna a la Región Administrativa Especial de Hong Kong, pero que esto solo ocurrirá en su momento.

También informó que iniciará una política de apertura y diálogo con las organizaciones de la ciudadanía para abordar algunos de los problemas subyacentes que han plagado a Hong Kong y a sus ciudadanos, tales como la vivienda, uso de la tierra y oportunidades de trabajo.