China le ofrece a México “los secretos del éxito de la infraestructura de China”

1 de octubre de 2019

30 de septiembre de 2019 — El embajador de China en México, Zhu Qingqiao, compartió con los mexicanos “los tres secretos del rápido desarrollo de la infraestructura en China”, en un entusiasta artículo de opinión que publicó el periódico Milenio el viernes 27 de septiembre.

El embajador le recordó a sus lectores mexicanos sobre el gran desarrollo de infraestructura que alcanzó China para finales del 2018, en términos de kilómetros de carreteras y líneas ferroviarias construidas, cables ópticos de comunicación instalados, el aumento de la capacidad de generación eléctrica instalada, y el récord de instalación de “gran número de megaproyectos caracterizados por la ‘velocidad, precisión y calidad china’: el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao, el de mayor longitud sobre el mar; el ferrocarril Qinghai-Tíbet, línea que opera a la mayor altura sobre el nivel del mar; la autopista Beijing-Urumqi, que atraviesa el tramo de desierto más largo; y el puerto Zhoushan de Ningbo, el primero del mundo con un rendimiento de carga anual superior a mil millones de toneladas, solo por mencionar algunos”.

El primer “secreto” de China, escribe, es que el gobierno chino considera a la infraestructura “como una base” que es necesaria para “sostener al país y hacerlo poderoso, así como una medida esencial para romper el cuello de botella del desarrollo, mejorar el bienestar social, promover la interconectividad y lograr el desarrollo sostenible”. Por lo tanto el gobierno elabora planes a mediano y largo plazo a escala nacional para el desarrollo de la infraestructura. Y dado que la infraestructura es una industria que emplea dinero rápidamente, pero tarda en generar ganancias, “es necesario que el gobierno juegue un papel directivo e incentive la participación del mercado”. El embajador señaló que en el 2018, China invirtió $2.44 billones de dólares en infraestructura; en el 2019, tan solo entre enero y julio, ya rebasó los $2.4 billones de dólares de inversión.

El segundo “secreto” de China, es desarrollar estrategias para superar diferencias de desarrollo entre las diferentes regiones, al tiempo que las integra económicamente (el embajador está muy al tanto de que México también enfrenta este problema). “Por medio del desarrollo de la interconectividad y la creación de canales de infraestructura de transporte, energía y producción, se ha apresurado el acercamiento industrial” buscando la equidad entre las regiones. Se impulsó a “lugares relativamente atrasados a formar varias zonas metropolitanas que se están convirtiendo gradualmente en el nuevo polo de crecimiento económico”.

El tercer “secreto”, escribió el embajador Zhu, es “el impulso recíproco entre la innovación científica y tecnológica y el desarrollo de la infraestructura”. El embajador señaló que “gracias a las tecnologías eje a la vanguardia mundial que maneja China, sus megaobras han podido superar las dificultades del medio ambiente y los límites de construcción”; las 454 patentes para nuevos procesos y materiales para el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao; la innovación china para superar el efecto de resistencia del aire y la difícil técnica de soldadura que fue necesario llevar a cabo para construir el tren más rápido del mundo, el tren bala Fuxing; etc.

México “tiene un gran potencial de desarrollo”, y el gobierno de López Obrador quiere aumentar la construcción de infraestructura y la interconectividad; Zhu Qingqiao afirmó que “China está dispuesta a compartir con México sus experiencias exitosas en el área”.