Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Alto a la cacería de brujas macartista contra China y contra el Presidente Trump

7 de noviembre de 2019
trump-nationals-nov4-2019.jpg
El Presidente Donald J. Trump y la Primera Dama posan para una foto con los campeones de la Serie Mundial 2019, el equipo Nationals de Washington, el 4 de noviembre de 2019 (Foto oficial de la Casa Blanca por Andrea Hanks).

7 de noviembre de 2019 — EIR publicará pronto un folleto de 24 páginas con el título de “End the McCarthyite Witch Hunt Against China and President Trump” (“Alto a la cacería de brujas macartista contra China y contra el Presidente Trump”). Y justo a tiempo.

Como le dijo Helga Zepp-LaRouche a sus colegas en Europa el 4 de noviembre: “La dinámica determinante en el mundo hoy es que el modelo liberal, el modelo imperial colonialista del imperio británico, se encuentra claramente en proceso de su autodestrucción, lo cual no quiere decir que no sea extremadamente peligroso, pero no hay forma en que sobreviva ese sistema”.

“Y eso”, señaló ella, “en una lucha total con el nuevo paradigma que está surgiendo, claramente dominado por China, por Asia, por los países que quieren un nuevo modelo de relaciones internacionales… No hay soluciones nacionales, no hay ningún asunto que tenga alguna posibilidad de éxito, si no está integrado de algún modo en este cuadro estratégico general”.

El potencial que existe para establecer una alianza de gran alcance entre Estados Unidos y China, como piedra angular de un Nuevo Paradigma global, es lo que más teme el imperio británico del Presidente Trump. Trump puede patear todo el tablero de la fraudulenta operación de juicio político en su contra, golpeando al imperio británico en su flanco débil, si aprovecha la reunión que tiene contemplada con el Presidente de China, Xi Jinping, en las próximas semanas, no solo para firmar la primera fase de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, como está programado, sino para además tomar medidas concretas para lo siguiente:

* Participar en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, con la construcción de grandes proyectos de infraestructura dentro de Estados Unidos. Esto elevará de manera sustancial el empleo calificado estadounidense en las manufacturas, precisamente en el momento en que el empleo manufacturero se desploma en estados esenciales como Michigan, Pensilvania, Wisconsin y Ohio, cuyos votos necesita Trump para ganar en el 2020.

* Colaborar con China y con México para detener el flujo del fentanilo desde México hacia Estados Unidos, junto con todo tipo de drogas y de armas ilegales a través de la frontera entre México y Estados Unidos. Esto se debe acompañar de la cooperación entre Estados Unidos y China para garantizar conjuntamente el desarrollo económico de toda la región de Centroamérica y México.

Trump va a encontrar en Xi a un socio dispuesto a forjar esa relación de cooperación. En su discurso inaugural en la Exposición Internacional de Importaciones a China, ayer en Shangai, Xi dio un discurso de pie frente a una pantalla que mostraba el conteo regresivo para ganar la batalla del país contra la pobreza, la cual se eliminará por completo en China para fines del año 2020, un logro espectacular que ya ha liberado de la pobreza a unas 850 millones de personas. En ese discurso, Xi declaró lo siguiente:

“De todos los problemas que enfrenta la economía mundial hoy, ninguno lo puede resolver un solo país aislado. Debemos poner el bien común de la humanidad primero, en vez de colocar el interés particular de uno sobre el interés común de todos... Yo tengo fe en las brillantes perspectivas del desarrollo económico de China. El desarrollo de China, visto a través de los lentes de la historia, es parte integral de la noble causa del progreso humano. China extenderá sus brazos y ofrecerá a los países del mundo más oportunidades de mercado, de inversiones y de crecimiento. Juntos, podemos lograr el desarrollo para todos. La civilización china ha valorado siempre la paz bajo los cielos y la armonía entre las naciones. Trabajemos juntos en ese espíritu y contribuyamos a crear una economía global abierta y una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”.

Una cosa es segura: si Trump adopta ese ofrecimiento y actúa del modo que hemos indicado, el imperio británico se va a volver loco, empezando con su golem George Soros. Después de todo, Soros es el principal narcolegalizador del mundo; él financia a un gran número de los demócratas del Congreso de EU que ahora marchan en actitud suicida con su locura del enjuiciamiento político a Trump; y él es un prominente organizador de la desestabilización violenta en Hong Kong, junto con otras revoluciones de color que están en marcha en otras partes.

Pero Soros no es más que un testaferro, particularmente asqueroso, de una política imperial británica global. Lyndon LaRouche abordó esta cuestión con firmeza en julio de 2009, en una conversación con asociados suyos en el estado de Sonora, México, que en aquel entonces padecían el impacto del narcoterrorismo de Narcotráfico, S.A. Los comentarios de LaRouche entonces, siguen siendo igual de válidos hoy en día:

“Ustedes están peleando contra el imperio británico... México no puede ganar esta guerra como México; las fuerzas son internacionales. Son las fuerzas del imperio británico, incluidos los títeres británicos dentro de Estados Unidos, y los títeres británicos de todo el mundo... Lo que ustedes enfrentan es al imperio británico. No están bregando con unos narcotraficantes locales; están bregando con el príncipe Felipe, que es de la familia real del imperio británico de Inglaterra, a través de su Fondo Mundial para la Naturaleza [WWF], que es el enemigo de toda la civilización...”

“Primero que nada, el sistema financiero mundial existente ¡está condenado!.No hay nada que pueda salvar a este sistema en su forma actual... Esa es la manera en que le entramos a esto. Toda la guerra eficaz, el combate en la guerra, no se basa en los disparos. Se basa en las ideas. Se basa en los principios y conceptos. Conceptos estratégicos. ¿Cuáles son nuestros aliados potenciales? Bueno, nuestros aliados potenciales están en China, que está bajo el ataque del imperio británico... Pero siendo inteligentes, y pensando de manera global y estratégica, cada uno de nosotros puede hallar, a nuestra manera, una forma de engancharnos en un esfuerzo global para avanzar, y finalmente destruir al enemigo común”.