Los congresistas demócratas tratan de encubrir su golpe nazi de 2014 en Ucrania, y solo acusan a uno de los grupos: la brigada Azov

21 de noviembre de 2019

21 de noviembre de 2019 — En su intento de golpe contra el Presidente Trump, a nombre del imperio británico, el Partido Demócrata trata de encubrir desesperadamente el papel del gobierno de Obama en el golpe de Estado perpetrado en 2014 contra el gobierno electo de Ucrania. El gobierno de Obama le dio todo su apoyo a las varias pandillas nazis que encabezaron el golpe violento, y luego colocaron a varios de esos nazis declarados en posiciones de gobierno. El coordinador de todo eso en el golpe fue el vicepresidente Joe Biden.

Desde el pasado septiembre, 40 congresistas demócratas han exigido de manera vociferante que el Departamento de Estado agregue a la lista de organizaciones terroristas a la Brigada Azov, una de las organizaciones partidarias de Stepan Bandera, el jefe de los nazis en Ucrania alineado con Adolfo Hitler en los años 30 y 40. Alegan lo que es obvio y patente, que la Brigada Azov son terroristas, racistas y supremacistas, y que los grupos entrenados por ellos han llevado a cabo actos terroristas en varias partes fuera de Ucrania, como la masacre en la mezquita de Iglesia de Cristo, Nueva Zelandia.

Pero la cuestión es, para empezar ¿por qué condenan a uno de los muchos grupos nazis que controlaban el gobierno fascista que puso en el poder el gobierno de Obama (con la ayuda de George Soros), sin señalar que fueron los demócratas los que los llevaron al poder, junto con otros matones nazis?

La respuesta es obvia también. El Presidente Trump ha dejado muy en claro que él identifica al anterior gobierno de Ucrania, de Petro Poroshenko, al cual impusieron los demócratas en Ucrania, que incluía a “gente muy mala” como le dijo Trump al recién electo Presidente Volodymyr Zelensky en la ya famosa llamada telefónica del 25 de julio. Y Zelensky coincidió “100%” en que esa gente muy mala tenía el apoyo de la entonces embajadora de EU, Yovanovich, y que se rehusaba a respaldar al nuevo gobierno.

De hecho, Zelensky tiene el propósito de terminar con la guerra en la región de Donbas y restaurar las relaciones con Rusia, precisamente la política que los demócratas tratan de impedir con el juicio político a Donald Trump. Como lo señaló el experto en asuntos rusos, Stephen Cohen la semana pasada, los grupos nazis tienen amenazado de muerte a Zelinsky, y le han advertido que no restaure la paz con Rusia, y Trump le tiene que garantizar a Zelinsky que “cuenta con su apoyo”.

Por supuesto, esos mismos 40 demócratas apoyan el golpe de Estado disfrazado de juicio político contra Trump, el cual se sustenta en el encubrimiento del papel de Obama y Biden en el golpe en Ucrania y la subsecuente destrucción de la economía ucraniana, y su esfuerzo continuado de iniciar una guerra contra Rusia.