China llamó a los diplomáticos estadounidenses para advertirles: si Donald Trump firma la “Ley Democracia en Hong Kong” van a tomar represalias

21 de noviembre de 2019

21 de noviembre de 2019 — El Ministerio de Relaciones Exteriores de China llamó al ministro consejero de la embajada de Estados Unidos para Asuntos Políticos, William Klein, para advertirles que China tomará represalias si el Presidente Donald Trump promulga la “Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong”, luego de que fue aprobado por el Senado estadounidense, según informó el diario South China Morning Post el miércoles 20.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dice en la declaración que emitió: “China tomará medidas firmas como respuesta, y Estados Unidos tendrá que cargar con todas las consecuencias”. Asimismo, la declaración informa que el viceministro del Exterior, Ma Zhaoxu, había citado a Klein, el encargado de negocios. La vocera del Ministerio del Exterior, Geng Shuang, dijo durante el informe diario a la prensa el miércoles 20, que cualquier intento por parte de Estados Unidos de interferir en los asuntos internos de China sería en vano: “Le hacemos un llamado a la parte estadounidense para que vea la situación con claridad y tome las medidas para impedir que la ley se promulgue, y dejen de interferir en los asuntos internos de China y de Hong Kong, para evitar un incendio en el que solo quemara a los responsables”.

“China tendrá que tomar firmes contramedidas para defender nuestra soberanía nacional, nuestra seguridad e intereses de desarrollo si Estados Unidos se empeña en salirse con la suya. Nadie debe subestimar la determinación de China para defender su soberanía nacional, su seguridad y sus intereses de desarrollo, para implementar el principio de ‘un país, dos sistemas’, y para salvaguardar la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”, le dijo Geng a un periodista. Señaló además que la ley es una seria violación del derecho internacional y a las normas de las relaciones internacionales, lo cual China “condena firmemente y se opone a ello”.

Tanto la versión de la Cámara de Representantes como la del Senado obligan al gobierno de Estados Unidos a producir un informe anual certificado por el Secretario de Estado, para evaluar si Hong Kong mantiene suficiente autonomía de Pekín para mantener su condición comercial distintita que protege a la ciudad de los aranceles de Estados Unidos impuestos a las importaciones chinas el año pasado. También plantea la imposición de sanciones contra cualquier individuo o entidad que se juzgue que ha violado las libertades garantizadas bajo la Ley Básica de Hong Kong, que funciona como su constitución local.