Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Por qué debe ser exonerado Lyndon LaRouche: Helga Zepp-LaRouche a la Conferencia del Instituto Schiller

25 de noviembre de 2019
20191116-german-si-conf-hzl1.jpg

25 de noviembre de 2019 — Helga Zepp-LaRouche cerró la reunión final de la Conferencia del Instituto Schiller que se llevó a cabo el 16 y 17 de noviembre en Bad Soden, Alemania, con la cuestión de la necesidad urgente de exonerar a su esposo, Lyndon LaRouche. Enseguida, el texto de su discurso:

Como probablemente se habrán dado cuenta, si no es que antes, durante los últimos dos días, hay una diferencia enorme entre las calumnias contra Lyndon LaRouche, y quién realmente fue y es. En realidad, no hay una calumnia en el mundo de todas las que se pueda pensar que no se le haya endilgado a él. Todo, desde agente de la KGB, de la CIA, del Vaticano, antisemita, racista, sectario, etc. Cuando Lyn rebasó los 90 años de edad, dejaron de decir eso, porque se hizo cómo obvio que eso no era verdad.

Viéndolo por otro lado, cuando Wilhelm von Humboldt hablaba de Schiller luego de que falleció, comentaba sobre el efecto que tuvo Schiller en términos no solo de sus escritos, sino de las muchas pláticas personales y de la manera en que afectó las vidas de las personas. Decía que la verdadera importancia de Schiller fue esa totalidad; no solo los escritos, sino todo lo que suscitó en mucha gente y cómo las transformó a través del contacto personal con él.

Yo he estado mucho con Lyn en la mayor parte de los últimos 46 años. Viajamos a Perú, Brasil, a México, a Sudán. Yo creo que en conjunto fueron unos 40 países, muchos de ellos muchas veces, como Italia. También a muchos estados en Estados Unidos; en las campañas presidenciales por lo normal íbamos casi a todos los 50 estados. En el transcurso de esto, Lyn se reunió con muchos seres humanos. Si ven algunos de los viejos videos, pueden ver salones llenos de jóvenes, gente que lo escucha, totalmente cautivados por las palabras de este gran hombre.

... En 1995 tuvimos el gran tribunal [de la Comisión Internacional por los Derechos Humanos], en el que estuvo presente Theo Mitchell, y también Josef Miklosko... Esta comisión se condujo porque se percataron de que había sucedido una persecución judicial contra cientos de funcionarios electos de Estados Unidos, legisladores estatales, en especial afroamericanos; ellos decidieron que el caso de LaRouche era igual que esos casos. Así que lo declararon Afroamericano honorario, algo que Lyn recibió con mucho orgullo y dijo que es algo que consideraba una Medalla de Honor.

Entonces, lo que les pido a ustedes, si luego de los actos de esta conferencia, coinciden en que es una cuestión de necesidad histórica absoluta que se limpie el nombre de Lyndon LaRouche, les pediría que apoyen por aclamación en esta conferencia, la resolución que vamos a formular en un llamado al Presidente Trump para que le conceda de inmediato la exoneración a Lyn. Y no es que sea necesario realmente, porque la obra de Lyn se sostiene por sí misma. Pero como dije en esta comisión de 1995, el crimen que cometieron las mismas fuerzas que ahora están haciendo el golpe contra el Presidente Trump, los mismos que encubrieron a los responsables del 11 de septiembre, los mismos que procesaron a Lyn, son las mismas fuerzas.

El crimen que cometieron esas personas fue no solo que encarcelaron a mi esposo siendo inocente, junto con muchos de sus colegas; uno de ellos está aquí en el podio, Dennis Small. El crimen que cometieron al calumniarlo y procesarlo de esa manera, fue que impidieron que mucha gente en Estados Unidos y en el mundo tuviera un acceso desprejuiciado a las grandes ideas de mi esposo.

Estoy absolutamente convencida, y ustedes podrán estar o no de acuerdo conmigo, pero yo pienso que Lyn fue la persona más grande de su tiempo. Nos reunimos con muchas personas; nos reunimos con Indira Gandhi, nos reunimos con unos 40 jefes de Estado y muchas otras personas excepcionales de muchos, muchos países. Pero Lyn fue un gigante destacado. Y yo, personalmente, estoy absolutamente convencida de que es una necesidad histórica que se limpie su nombre, para que muchas generaciones jóvenes por venir, y las que viven ahora mismo, tengan un acceso sin trabas a sus ideas; porque, para nuestra propia humanidad, eso es absolutamente necesario.

Así que les pido que ayuden a enviar esta resolución, pero también que se pongan en acción con el Instituto Schiller, porque necesitamos muchas, muchas personas que ayuden a hacer realidad el sueño hermoso de Lyndon LaRouche. ¿Les pido su confirmación para enviar esto al Presidente Trump? [Afirmación con aplausos]

Muchas gracias