Fracasó la COP25; el programa fascista “se pospone para el año próximo”

16 de diciembre de 2019

16 de diciembre de 2019 —El circo de la cumbre de la COP25 terminó siendo un desastre, a pesar de que las negociaciones para llegar a un comunicado final se extendieron por dos días más, lo cual implicó más millones de dólares para financiar a decenas de miles de personas en alojamientos de lujo. Todos los temas que los fanáticos y los banqueros intentaban imponer y aprobar a la brava (entre ellos los impuestos a las emisiones del CO2 y recortar el crédito para "quienes contaminan con carbón") fueron "postergadas" para discutirse en la cumbre del año que viene en Glasgow, Escocia. Como informó la BBC de Londres: “Luego de dos días y noches extras de negociaciones, los delegados finalmente llegaron a un arreglo para tratar nuevos planes mejorados de recortes a las fábricas de carbón, para discutirse en la próxima conferencia el año que viene en Glasgow". El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, refunfuñó: “La comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar una mayor ambición en la mitigación, adaptación y financiamiento para abordar la crisis climática", dijo según la reseña de la agencia francesa AFP.

Laurence Tubiana, de la Fundación Europea para el Clima y uno de los "arquitectos del acuerdo de París” según la BBC, calificó los resultados "como un saco heterogéneo, y se hace necesario un llamado más amplio de lo que los científicos nos dicen. Participantes importantes de quienes se esperaba intervinieran en Madrid no cubrieron estas expectativas, pero gracias a la alianza progresista de pequeños Estados insulares, países de Europa, África y Latinoamérica, logramos el mejor resultado posible, en contra de los deseos de quienes son los mayores contaminantes".

La BBC se quejó de que: “Apoyados por la Unión Europea (UE) y pequeños Estados insulares, la presión por una ambición mayor se encontró con la oposición de un marco de países que incluyeron a Estados Unidos, Brasil, India y China”.

Sir Michael Bloomberg financió su propio “pabellón estadounidense”, dado que el gobierno estadounidense de Donal Trump no dispuso uno.

La cadena de TV china en inglés, CGTN, entrevistó a algunos de los delegados decepcionados, quienes mayormente responsabilizaron a Trump del resultado.

A un grupo de verdaderos científicos les dieron credenciales para asistir a la cumbre del COP25, e intervinieron en los diferentes eventos de la cumbre para dar a conocer la verdad del cambio climático.