Experto argentino considera papel crucial de China en el desarrollo de Argentina y toda Iberoamérica

25 de diciembre de 2019

25 de diciembre de 2019 — En un artículo publicado por el periódico chino El Pueblo en Línea el 23 de diciembre, el sinólogo argentino Gustavo Girado —quien hace poco participó en la XIII Cumbre Empresarial China-Latinoamérica y el Caribe, del 9 al 11 de diciembre en Panamá— explica cómo es que China colabora para desarrollar a toda la región, y específicamente a Argentina.

“China tiene en exceso tres cosas que Latinoamérica carece: tecnología, capacidad de generar infraestructuras y financiamiento”, señaló Girado. Explicó que en la cumbre de Panamá, a la cual asistieron 2,500 personas entre empresarios y funcionarios de gobierno de China, Latinoamérica y el Caribe, hubo una discusión amplia sobre cómo crear alianzas que le permitirán a China apoyar de manera más eficiente el desarrollo a nivel regional, el crecimiento industrial enfocado en el valor agregado, así como una mayor inversión en infraestructura para reducir tiempo y costos en la logística. Asimismo, se habló ampliamente sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la cual se reconoce como una guía por medio de la cual se puede impulsar la relación dentro de la región a un nivel superior, para lo cual se necesitan mayores esfuerzos para integrar a la región y capitalizar las oportunidades que ofrece.

En el caso de Argentina, dijo Girado, “no vemos conveniente...profundizar su grado de dependencia de los productos primarios”, producción de materias primas y exportación. Argentina “exporta productos satelitales y energía nuclear [y] tiene un cierto grado de sofisticación”, afirmó. De manera que la idea sería aprovechar ese potencial. Por otra parte, Latinoamérica tiene una capacidad gerencial que puede ser utilizada para el beneficio de los proyectos chinos tales como la “producción conjunta y empresas de capital mixto, el financiamiento indirecto a través del SWAP y la ayuda bancaria china para aliviar la carga de la deuda externa” según informó el diario chino. Los acuerdos SWAP [permuta de divisas] son en particular muy útiles, recalcó, porque son de hecho “un financiamiento indirecto efectivo” que pueden “ser considerados reservas”.

“En ese sentido, es una opción importante de financiamiento indirecto para que China pueda ayudar a las finanzas argentinas”, afirmó. Los bancos chinos pueden jugar un papel clave para aliviar la carga de la deuda al país, ofreciéndoles mejores condiciones, recalcó. “No estamos hablando de ‘Carmelitas Descalzos’, no serán necesariamente blandos, pero cualquier cosa será mejor que los condicionados préstamos del Banco Mundial, del FMI y del Banco Interamericano de Desarrollo”.

La relación entre China y Argentina representa una extraordinaria oportunidad, escribe Girado. No ha venido nada bueno de la enorme deuda argentina, pero China y Argentina pueden conseguir muchas cosas que les son necesarias, y que “juntos puedan conseguir un alineamiento en los organismos multilaterales para que dos voces suenen más fuerte que una. Y Argentina entonces pueda recostarse en una economía que supo tenderle la mano oportunamente, y que está decidida a no entrometerse mucho políticamente en el terreno latinoamericano” afirmó Girado.