Putin habla del nazismo, durante la Segunda Guerra Mundial y el presente

28 de diciembre de 2019

25 de diciembre de 2019 —El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, se guardó los comentarios más explosivos para el final de su intervención en la reunión de la junta directiva del Ministerio de Defensa, que versaron sobre la verdadera historia de cómo sucedió la Segunda Guerra Mundial. Esta es al menos la tercera vez en la semana que Putin retoma este tema públicamente, y en cada oportunidad ha señalado que está preparando un ensayo histórico al respecto. Es claro que él está profundamente dedicado personalmente a este tema.

Putin recordó que en la reciente cumbre de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Independientes (CEI], él dijo que “nuestras vecinos en Europa y en el otro lado del océano… a menudo tratan de distorsionar la historia e inventar escenarios increíbles de cómo se desenvolvía la situación en el mundo y en Europa en la víspera de la Segunda Guerra Mundial. Y recientemente, como conclusión lógica de este proceso, el Parlamento Europeo adoptó una resolución que casi coloca a la Alemania nazi y a la Unión Soviética al mismo nivel, implicando o incluso diciendo directamente que la Unión Soviética también fue responsable de que se iniciara la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto esto es un completo disparate”.

Putin informó que él le había pedido a su personal que buscaran en los viejos archivos de la Unión Soviética documentos que luego él revisó. “La URSS fue el último país en Europa en firmar el Tratado de no Agresión con Alemania”, dijo Putin. “El último. Todos los demás países europeos importantes hicieron esto antes que la Unión Soviética. Sí, se firmó el Pacto Molotov-Ribbentrop (les recuerdo que Ribbentrop era el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, y Molotov era el ministro de Relaciones Exteriores y presidente del Consejo de Ministros) y además también hubo un protocolo secreto que define el ámbito de influencia. ¿Pero qué habían hecho antes de eso los países europeos? Lo mismo. Todos habían hecho lo mismo, comenzando en 1938, cuando Hitler reclamó parte de Checoslovaquia, y Gran Bretaña y Francia le dieron la espalda a su aliado, a pesar de que Francia tenía un tratado de asistencia mutua con Checoslovaquia. Así Hitler tuvo la oportunidad de ocupar parte del país”.

Otros países, como Polonia por ejemplo, de hecho conspiraron con Hitler, continuó Putin. “Ellos se confabularon para… solo de los documentos sobre cómo negociaron”, dijo. “Y en la mentada Conferencia de Munich, Hitler representó directamente los intereses de Polonia, y parte de Hungría… Todo eso lo tenemos en documentos. Gracias a Dios tenemos suficientes documentos archivados que obtuvimos como trofeos de los países europeos luego de la Segunda Guerra Mundial”.

Luego Putin agregó un comentario personal: “Lo que verdaderamente me impresionó profundamente, y se los digo honestamente, fue el modo en que Hitler y los representantes oficiales de Polonia discutieron el llamado problema judío. Hitler le dijo al ministro de Asuntos Exteriores, y luego se le dijo sin rodeos al embajador polaco en Alemania, que él tenía el plan de enviar a la población judía a África, a las colonias. Imagínense, en 1938, iba a deportar a los judíos de Europa a África. Enviarlos para su exterminio. A la destrucción. Y he aquí lo que el embajador de Polonia le escribió al ministro de Relaciones Exteriores polaco, el señor Beck: ‘Cuando yo leí esto —escribió el embajador— le respondí (se refiriere a Hitler), que si esto sucede y se resuelve este asunto, le construiremos un hermoso monumento (o sea, Hitler) en Varsovia’. ¡Que bastardo! Ese cerdo antisemita; y no tengo otras palabras. Estaba completamente de acuerdo con el sentimiento en contra de los judíos, el sentimiento antisemita de Hitler, y aún más, propuso levantar un monumento en honor de Hitler en Varsovia por perseguir a la población judía. Y le escribió a su jefe, el ministro de Asuntos Exteriores, con la esperanza aparentemente de que entendiera y lo autorizara. El no habría escrito esto sin algún motivo”.

Putin añadió que esto tiene todo que ver con la situación mundial actual: “Tenemos material suficiente para evitar que nadie corrompa la memoria de nuestros padres, de nuestros abuelos, y de todos lo que dieron su vida para derrotar el nazismo. Yo solo quiero señalar que este tipo de personas, personas como las que negociaban con Hitler entonces, ahora desfiguran los monumentos levantados a los soldados libertadores, soldados del Ejército Rojo que liberaron del nazismo a los países de Europa y al pueblo europeo. Esos son sus seguidores. En este sentido, desafortunadamente, muy poco ha cambiado. Y debemos mantener esto en mente, también con respecto al desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas”.

Y con respecto a la historia de después de la Segunda Guerra Mundial, Putin añadió lo siguiente: “Por favor pongan atención: ni la Unión Soviética, ni Rusia, nunca trataron de crear una amenaza contra otras naciones. Siempre estuvimos tratando de ponernos al día en este respecto. Estados Unidos creó la bomba atómica, y la Unión Soviética se puso al día. No teníamos vehículos o transportes para lanzar armas nucleares. No existía tal cosa como una fuerza aérea estratégica, y la Unión Soviética se puso al día también en este terreno. De hecho los primeros misiles intercontinentales no se construyeron aquí, y la Unión Soviética estaba tratando de ponerse al día”.

“Hoy, tenemos una situación única en nuestras historia reciente. Ahora ellos tratan de ponerse a la par de nosotros. Ningún país posee armas hipersónicas, y ni que decir de armas hipersónicas intercontinentales. Ya tenemos los sistemas de misiles hipersónicos Kinzhal (Dagger) en el campo, y los sistemas de combate de rayos láser Peresvet ya están desplegados con las tropas” también.