Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Guerra global o desarrollo global? No hay una tercera vía

6 de enero de 2020
trump-jan3-2010.jpg
El Presidente Donald J. Trump en su rueda de prensa del viernes 3 de enero de 2020, en Mar-a-Lago, Florida, luego del ataque de Estados Unidos en Iraq que mató al comandante iraní Qasem Soleimani. (Foto oficial de la Casa Blanca).

6 de enero de 2020 — El parlamento iraquí votó el domingo 5 para que el gobierno retire la invitación a Estados Unidos a desplegar fuerzas militares en su país. Aunque muchos de los parlamentarios sunnitas y kurdos no asistieron a la sesión, hubo quórum para aprobar la resolución que había recomendado el primer ministro Adil Abdul-Mahdi, quien se espera que la promulgue. La resolución no plantea que la medida es una represalia por el ataque ilegal de Estados Unidos en su país para asesinar al líder de la Fuerza Quds de Irán, Qasem Soleimani, sino que establece que: “El gobierno se compromete a revocar su solicitud de asistencia a la coalición internacional para combatir al Estado Islámico, debido a que terminaron las operaciones militares en Iraq y al logro de la victoria. El gobierno iraquí debe trabajar para terminar con la presencia de cualquier efectivo militar extranjero en el suelo iraquí y prohibirles el uso de su territorio, de su espacio aéreo y marítimo por cualquier motivo”. El diario The Wall Street Journal informó que los parlamentarios, durante la sesión y después, vocearon: “¡Fuera, fuera ocupación! ¡No, no a América! ¡No, no a Israel!”

El Presidente Donald Trump podría, con el apoyo público adecuado, aprovechar la oportunidad para hacer lo que ha dicho que quiere hacer desde hace tiempo, a saber, sacar las fuerzas militares de Estados Unidos de las zonas de “guerra permanente”.

Mientras tanto, en Irán declararon tres días de duelo y el cuerpo de Soleimani ha regresado a Irán. Cientos de miles de personas han llenado las calles en varias ciudades iraníes por donde pasará el cadáver antes del sepelio que se llevará a cabo en el pueblo natal de Soleimani, Kerman.

EIR ha conocido que el acuerdo firmado entre el primer ministro iraquí, Abdul-Mahdi, y el primer ministro chino, Li Keqiang, durante la visita de Mahdi a China en septiembre pasado, consiste en un acuerdo con China basado en la idea de intercambiar “petróleo por ayuda para la reconstrucción”, mediante el cual se ampliaría significativamente la inversión china en Iraq para reconstruir y ampliar la destruida industria petrolera iraquí junto con otros proyectos de reconstrucción de infraestructura. El acuerdo plantea la emisión de títulos valores de Iraq con base en el petróleo, y los pagos substanciales de China por el petróleo iraquí irían a un fondo especial garantizado que se utilizaría para los proyectos de reconstrucción, en ferrocarriles, agricultura, y parques industriales.

Pero cuando Abdul-Mahdi regresó a Iraq, el país estalló en manifestaciones contra el gobierno y contra Irán (con las que Mike Pompeo se ha mostrado muy satisfecho), mientras que en contraparte, las milicias chiítas respaldadas por Irán se desplegaron para aplastar las manifestaciones, en cuyos enfrentamientos murieron unos 460 manifestantes. A ello siguió la renuncia forzada de Abdul-Mahdi, quien quedó como primer ministro interino (ya que no hubo ningún acuerdo para su sustituto) pero quedó incapacitado legalmente para instrumentar el acuerdo al que había llegado con China. El corresponsal de EIR Hussein Askary señaló que Abdul-Mahdi, cuando fue ministro del petróleo en 2014, ya había hecho acuerdos similares con China, los cuales fueron saboteados cuando el Estado Islámico se apoderó de grandes zonas del país.

No hay que perder de vista sin embargo, de que todo este desastre que era inminente, se creó con la invasión de Bush y Cheney a Iraq en 2003, con falsos pretextos, que tuvo como resultado la destrucción institucional del país; Trump ha dicho antes, correctamente, que esa invasión a Iraq fue el peor error que haya cometido Estados Unidos en su historia.

Esta crisis, que augura el riesgo extremo de una guerra regional o hasta global, ocurre al mismo tiempo en que el Congreso de Estados Unidos regresa a Washington con el esperado juicio político a Trump en el Senado. No se ha establecido todavía el formato que tendrá esta fase del intento de golpe de los británicos y de los agentes de inteligencia del gobierno de Obama (cuyos delitos se encuentran ahora bajo investigación penal del fiscal federal John Durham), en contra del Presidente de Estados Unidos. Ni siquiera está claro todavía que los demócratas, que no solo están histéricos sino en pánico, vayan a presentar la acusación formal al Senado, como lo exige la ley, ya que lo que sí es abundantemente claro es que ni siquiera han identificado un delito en la acusación, y los demócratas están todavía buscando algo, cualquier cosa, que le puedan agregar al caso para presentarlo ante el Senado.

El telón de fondo de esto, es la precaria situación del sistema financiero transatlántico, en el cual la gigantesca burbuja de la deuda corporativa y de los derivados financieros está a punto de estallar. Hasta ahora han intentado detener el estallido inminente con el despido de miles de empleados bancarios, con la creación de “bancos malos” en los que tiran todos los títulos de papel inservible, y con la ayuda de la Reserva Federal de EU que le ha aportado miles de millones de dólares a los bancos insolventes. Todo eso solo ha postergado lo inminente pero de ningún modo lo ha eliminado. Cada mes, desde hace medio año, se siguen registrando índices en caída de la producción manufacturera en Estados Unidos y Europa, lo cual presagia una mayor caída en la economía real, antes incluso de que estalle la burbuja. El ex jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtió el sábado 4 a la Asociación Económica Estadounidense que la reducción de las tasas de interés en la próxima oportunidad, no va a tener ningún efecto favorecedor para la economía, en un momento en que las tasas en el mercado ya se encuentran bajo cero, así que la Reserva Federal se tiene que preparar para simplemente imprimir más dinero (mediante la “emisión cuantitativa”) y con esa inyección de liquidez, a riesgo de simplemente generar una burbuja hiperinflacionaria, “se debe hacer una parte permanente de las herramientas del banco central de Estados Unidos”. Por supuesto, Bernanke es famoso por ser el proponente de tirarle a los bancos “dinero desde el helicóptero” como aconsejaba Milton Friedman.

El mundo se encuentra en una encrucijada. Helga Zepp-LaRouche ha hecho un llamado para que los Presidentes Trump, Putin y Xi Jinping actúen de inmediato para realizar una cumbre dirigida a detener la escalada hacia la guerra por la crisis de Irán, para evitar “caminar sonámbulos hacia una guerra global”, como sucedió en la Primera Guerra Mundial. Ella destaca, para quien no lo haya observado, que Irán acaba de realizar ejercicios militares navales con las armadas de Rusia y de China.

Al mismo tiempo, la población estadounidense –en especial la base de apoyo de Trump— tiene que contrarrestar la histeria antirrusa y antichina que viene incluso desde el propio gabinete de Trump, lo cual lo retiene de cumplir lo que ha prometido, de establecer relaciones amistosas con Rusia y con China. Para iniciar una verdadera recuperación económica en Occidente, es necesario derrotar esa división imperial británica del mundo en bloques combatientes, y al mismo tiempo, restaurar el “Sistema Americano” de economía hamiltoniana dentro de Estados Unidos. Ese es el legado de LaRouche, cuyo momento ha llegado.

adidas superstar damen glitzer silber