El nefasto papel de Mike Pompeo en la escalada estadounidense contra Irán

10 de enero de 2020

10 de enero de 2020 — El martes 7 publicó el The New York Times una de esas escasas notas de utilidad, en un artículo que destaca el nefasto papel del Secretario de Estado, Mike Pompeo, en fomentar la escalada de confrontación con Irán, y lo señalan como la persona más probable que “podría llegar a conocerse como el hombre que ayudó a conducir a Estados Unidos en otro conflicto militar en el Medio Oriente”.

El artículo sostiene que la voz de Pompeo fue la que “sonó más fuerte” para presionar al Presidente Trump a que mataran al líder de la Fuerza Quds, mayor general Qasem Soleimani. Pompeo “es el arquitecto principal del aumento en las tensiones entre Estados Unidos e Irán”, dice el diario. Ya desde 2018, poco después de que asumió el cargo como Secretario de Estado, Pompeo presionaba a Trump para declarar a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica como organización terrorista extranjera, lo cual exacerbó las tensiones con Irán.

El diario cita al ex funcionario del Pentágono John Gans (quién hacia los discursos para el Secretario de la Defensa), quien señaló que “Pompeo logró conseguir la decisión que había querido, pero el caótico día después, con las explicaciones sobre las amenazas totalmente al aventón, declaraciones públicas desorganizadas e incoherentes y medidas diplomáticas y militares precipitadas, limitaron la eficacia de la medida y la convirtió en algo más riesgoso para el país y para el Presidente”. Hessamedin Ashena, uno de los asesores del Presidente iraní Hassan Roujani, publico un tuit dirigido a Donald Trump, según el diario The Week, en donde dice que “usted quería un mejor acuerdo con irán. Parece que en vez de eso lo que va a tener es una guerra. Eso es lo que sucede cuando escucha a ese payaso de Pompeo”.

En 2017, como director de la CIA, Pompeo creó el Centro para la Misión Irán, y nombró como su director a un repugnante veterano de la agencia, Michael D’Andrea, según el artículo del NY Times. D’Andrea, conocido como el “príncipe tenebroso”, o “el enterrador”, y “el ayatolá Mike”, fue quien supervisó la persecución de Osama bin Laden y dirigió la campaña de ataques con drones en el Medio Oriente. Según trascendió ahora, Pompeo ya estaba planeando atacar a Soleimani desde 2017.

Sin embargo, la conmoción de todo tipo que se generó con el asesinato de Soleiman, “se está desenvolviendo a un ritmo que el señor Trump y sus principales asistentes nunca esperaron”, según funcionarios anónimos que cita el diario. El hecho de que ahora los ciudadanos estadounidenses en el exterior, así como el personal del Departamento de Estado, pudieran ser blancos de las represalias iraníes, tiende a “socavar la línea del gobierno”, de que la muerte de Soleimani hace más seguro a Estados Unidos. Oro funcionario anónimo cuestionó la afirmación de Pompeo de que era “inminente” un ataque a la “Zona Verde” de Bagdad, donde se concentra el personal militar estadounidense. Algunos funcionarios del Pentágono informaron antes que no había ninguna inteligencia que mostrase ninguna amenaza inusual.