Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Día de Acción internacional para una solución única: Construir la paz vía cumbre de emergencia Trump-Putin-Xi

16 de enero de 2020
dayofaction-nyc-jan15-2020.jpg
Organizadores de LaRouchePAC en la Ciudad de Nueva York durante el Día de Acción internacional, 15 de enero de 2020 (Foto: LaRouchePAC).

16 de enero de 2020 — El Instituto Schiller, fundado por Helga Zepp-LaRouche, organizó un Día de Acción internacional el 15 de enero, para hacer un llamado a que convoquen una reunión cumbre los Presidentes Trump, Putin y Xi, a fin de llegar a una solución al apremiante peligro de guerra regional y mundial, que se reflejó en los acontecimientos recientes en torno a Irán. El Día de Acción se llevó a cabo en varias ciudades de cinco continentes, para despertar a la población ante el peligro de guerra, sus causas y las soluciones necesarias.

En el momento en que se realizaban estas actividades, Helga Zepp-LaRouche dijo en su videoconferencia internacional semanal que “dicha cumbre debe ocurrir para salir del peligro de confrontación que va claramente en escalada, y no se resolvió en absoluto realmente entre Estados Unidos e Irán”. Mucha gente se encuentra confundida, desorientada o resignada, cuando tratan de encontrar un sentido al peligro estratégico a raíz del asesinato del líder iraní Qasem Soleimani. La movilización del Instituto Schiller, dijo ella, tiene el propósito de “crear un coro, un coro de gente que exija que tenemos que cambiar de manera absoluta los planes” que tienen los geopolíticos imperiales británicos y el sistema financiero transatlántico dominante, porque si se deja que las cosas sigan como van, la situación se podría salir de control completamente.

“Esta no es solo nuestra opinión”, explicó Zepp-LaRouche. “Hoy mismo, el Presidente ruso Vladimir Putin dio su informe a la nación ante la Asamblea Federal de Rusia, y ahí declaró que nos encontramos en una situación en la que un conflicto regional se puede convertir fácilmente en algo que afecte a toda la situación de seguridad global”, lo cual es una clara referencia a la reciente crisis en torno a Irán. Putin planteó ahí la necesidad de realizar una reunión de las cinco naciones fundadoras de la Organización de las Naciones Unidas, Estados Unidos, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, para “establecer un nuevo orden que haga imposible estos peligros, y empecemos a discutir los principios sobre los cuales se tiene que construir este nuevo orden”.

“Yo no estoy en desacuerdo con eso”, dijo Zepp-LaRouche. “Si hay una reunión de estos cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, está bien, por que lo importante es que tengamos a las tres naciones más poderosas en la mesa, a saber, Estados Unidos, Rusia y China”.

El asesinato del general iraní Qasem Soleimani, puso al mundo al borde de una catástrofe, dijo ella. Esto tuvo un efecto sumamente erosivo en la situación estratégica internacional y un efecto muy malo inmediatamente en otras naciones, como en el caso de Kim Jong-un en Corea del Norte, “porque ahora él va a recordar lo que había dicho el ex Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, de que Kim recibiría el mismo tratamiento que le dieron a Saddam Hussein y a Muammar Gaddafi”.

“Y yo no culpo a Tump”, señaló Zepp-LaRouche, “porque Trump se halla en una situación sumamente difícil, porque está rodeado de la misma gente a la que él ha atacado no hace mucho, como el ‘complejo militar industrial’. Y los cargos para el juicio político que se presentarán ante el Senado hoy mismo”, todo lo cual está diseñado para encajonarlo en los planes británicos para un enfrentamiento global. Contrario al plan británico, Trump presidió ayer la firma de la Fase Uno de un acuerdo comercial con China, con el cual se fortalece su relación personal funcional con el Presidente Xi Jinping de China, aunque el acuerdo deja todavía muchas cuestiones por resolver entre las dos naciones.

El centro del problema, reiteró ella, es la geopolítica británica. “Todo se remonta a la doctrina de la geopolítica, que tiene el propósito de impedir que los países de la llamada masa terrestre euroasiática cooperen económicamente; se remonta al llamado ‘Gran Juego’ del siglo 19 contra Rusia; se remonta a la doctrina de Bernard Lewis, el ‘choque de civilizaciones’ de Samuel Huntington, y a la ‘carta islámica’ de Brzezinski. Hay una larga tradición histórica de intentos de manipular a toda la región”.

La fuerza motriz detrás de este plan de guerra geopolítico británico es el derrumbe del sistema financiero transatlántico, que ya hasta la misma prensa financiera y los gurús del mercado reconocen que está a punto del colapso total, lo cual EIR ha venido advirtiendo por años. El diario The Wall Street Journal informó ayer que la Reserva Federal de EU está en un pánico total, porque la última ronda de préstamos de un día para otro sumado a su emisión cuantitativa, no están funcionando, y ahora buscan “nuevas herramientas, nuevas vías para la liquidez” para impedir un estallido financiero. El diario londinense Telegraph tiene un comentario donde se muestra preocupado porque “se acabó la fiesta de la burbuja de valores más grande de la historia”, y que “algunos temen ahora que el estímulo que impidió que la economía se precipitase en una depresión económica, podría ahora sembrar la semilla del próximo crac del mercado”.