Fumigan al Consejo de Seguridad Nacional; reasignan a las criaturas del pantano

13 de febrero de 2020

12 de febrero de 2020 —El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) confirmó ayer que están procediendo a reducir la cantidad de funcionarios, del abultado número de 400 a los que llegó con el gobierno de Obama, informó ayer el periódico The Washington Times. La decisión fue bien recibida, dado que el CSN ha escondido a un número de desagradables agentes de inteligencia extranjeros y de otros aliados de las criaturas del pantano que estaban trabajando para derrocar a la presidencia de Donald Trump.

El vocero del CSN, John Ullyot, dijo este mes que “nosotros vamos a completar el objetivo de llevarlo a tamaño adecuado”, de acuerdo a lo que indicó el Asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, en octubre del año pasado, “y de hecho puede superar esa meta reduciendo aún más el número de cargos”. O’Brien había dicho que él quería reducir el personal a menos de 120 puestos para principios de este año. Ya fueron retirados de sus cargos más de 40 funcionarios en diciembre pasado, y se estima que otros 70 sean reasignados esta semana.

El representante Devin Nunes (republicano por California), miembro destacado del Comite de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo el 9 de febrero en el programa de Fox “Sunday Morning Futures” de Maria Bartiromo, que el CSN era responsable de debilitar la Presidencia, y que este proceso de limpia no podía llegar más a tiempo.

“Yo vengo diciendo ya por largo tiempo”, explicó Nunes, “que el Consejo de Seguridad Nacional… allí en la Casa Blanca, más o menos unas 400 personas, lo mejor que él puede hacer es sacar a toda esa gente, enviarlos en barco más allá del Potomac, ponerlos en cuarentena, mandarlos bien lejos de la Casa Blanca, porque sabemos que gran parte de las filtraciones de los últimos tres años y más, han salido del Consejo de Seguridad Nacional”.

Según el sitio electrónico de noticias Washington Examiner, Nunes también está apuntado contra el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ), Michael Atkinson, quien cambió los estatutos de los denunciantes para permitir las “revelaciones” chismosas del infame denunciante sobre la llamada de teléfono de Trump con el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, que desató la inquisitoria del juicio político. Nunes le escribió a Atkinson, dándole hasta el 14 de febrero para entregar los “documento probatorios” del “inusual manejo” de la denuncia del denunciante, o de lo contrario referirá este tema al Departamento de Justicia.