Iberoamérica eleva su respuesta al coronavirus, en tanto aumentan los casos; México está rezagado gravemente

18 de marzo de 2020

18 de marzo de 2020 — Durante los últimos días, la mayoría de los gobiernos de Suramérica han intensificado de manera dramática su respuesta al COVID-19 (entre ellos están Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Venezuela) en tanto que los casos de personas infectadas han comenzado a aumentar de manera exponencial; han declarado estado de emergencia, han cerrado las fronteras a ciudadanos de la región y extranjeros, han cerrado escuelas a todo nivel y los centros comerciales, y han restringido todo tipo de actividades públicas. En algunos casos, han desplegado a las fuerzas armadas para garantizar que se respeten las medidas, como en Perú y Venezuela.

El país que está rezagado de manera muy notable es México, que con 53 casos, todavía no ha declarado un estado de emergencia y apenas está comenzando a implementar algunas medidas de contención. Se declaró una Jornada Nacional de Sana Distancia desde el 23 de marzo hasta el 19 de abril, período durante el cual habrá una suspensión de las actividades educativas a todo nivel, y se tomarán medidas como lavarse las manos, la suspensión de “actividades no esenciales de los sectores público, social y privado” con permiso a realizar reuniones de "solo" 5.000 personas, y se pondrá especial atención en la protección de los adultos mayores. Después de este período, se van a retomar las actividades "normales". El Presidente López Obrador sigue recorriendo el país, lleva a cabo grandes reuniones, en las que abraza a los ciudadanos y besa a los niños. Antier juró que a México ni las desgracias ni las pandemias le harán mella.

Algunos gobiernos de los estados han tomado este asunto en sus manos. La semana pasada cerraron las escuelas y centros de estudio, impusieron mayores medidas restrictivas de salud pública que las que ha tomado hasta ahora el gobierno federal.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha manifestado una gran preocupación por Venezuela y Haití, cuyos sistemas de salud prácticamente no existen y su población está severamente desnutrida. Hasta hoy, Haití no ha anunciado la existencia de ninguna persona infectada. Luego de que los números de casos de personas con coronavirus saltaran de 2 a 17 infectados el lunes 16 en Venezuela, el Presidente Nicolás Maduro anunció un estado de "Cuarentena colectiva" en siete estados; sin embargo al día siguiente los casos subieron a 33 personas infectadas y el Presidente declaró en cadena de radio y televisión desde el Palacio de Miraflores (sede de gobierno) que "a partir de mañana martes 17 de marzo, a las 5 am, Venezuela entera entra en cuarentena social, cuarentena colectiva, medida drástica necesaria". Las fuerzas armadas fueron desplegadas a nivel nacional, y se le ha pedido a la gente que se queden en sus casas. Solo las actividades que conllevan la distribución de alimentos, servicios de sanidad y salud, seguridad pública, y transporte continuarán funcionando. Un contingente de doctores cubanos y expertos en enfermedades infecciosas llegó a Venezuela para dar ayuda al gobierno, aunque la infraestructura de salud para poder responder apropiadamente a la pandemia no existe.

Y con respecto a la geopolítica, esta mañana, el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, organizó una conferencia telefónica con los Presidentes de las 10 naciones de Suramérica para analizar la situación y coordinar acciones conjuntas. Sin embargo, este ideólogo neoconservador de Piñera no invitó para que participara en la llamada al Presidente Maduro, a quien califica de "dictador", una acción que fue criticada con gran contundencia por el Presidente de Argentina, Alberto Fernández.