¿Por qué relevaron al comandante del portaviones U.S.S. Theodore Roosevelt?

6 de abril de 2020

6 de abril de 2020 — ¿Suspendieron al capitán Brett Crozier, comandante del portaviones U.S.S. Theodore Roosevelt, porque sus acciones cuestionaban las bases axiomáticas implícitas de la confrontación geopolítica contra China y Rusia, y otros países, según lo mandan los documentos de seguridad nacional en los que se basa la estrategia del Pentágono? En una declaración leída a los periodistas el jueves 2 de abril en el Pentágono, el secretario de la Armada (en funciones) Thomas Modly, despedazó a Crozier y lo acusó de tener un juicio erróneo, que causó un pánico innecesario y de salirse de la cadena de mano al difundir irresponsablemente de su carta donde pide la evacuación del barco infectado de COVID-19, lo cual permitió que se filtrase a los medios noticiosos (aunque Modly no acusó a Crozier de haberla filtrado).

Pero lo más indicativo de las cuestiones que subyacen al asunto, fue la respuesta de Modly a la afirmación de Crozier en su carta, de que Estados Unidos no está en guerra, y por lo tanto el buque no se debe desplegar cuando un virus identificado infecta a la tripulación y pone en riesgo sus vidas. “Aunque quizás no estemos en guerra en un sentido tradicional, tampoco estamos en paz verdaderamente. Los regímenes autoritarios están en aumento. Muchas naciones tratan, de diversas maneras, de reducir nuestra capacidad de logar nuestras metas nacionales. Esto está sucediendo ahora mismo”, dijo Modly. “Es necesaria una mentalidad más ágil y flexible, arriba y debajo de la cadena demando”, agregó. Una agilidad que, al parecer en la opinión de Modly, Crozier no manifestó.

Modly dijo que nadie de la Casa Blanca había influido en su decisión de relevar a Crozier, según informó el portal military.com. El secretario de Defensa, Mark Esper, sabía de la decisión, dijo Modly, y le dijeron que tenía el apoyo del secretario. El almirante Michael Gilday, Jefe de Operaciones Navales, dijo que respaldaba la decisión de Modly.

Por otra parte, Joseph Trevithick señala en el sitio electrónico de The War Zone, entre otras cosas, que la carta de Crozier fue causa de bochorno para Modly, en particular en el contexto de las relaciones súper tensas entre Estados Unidos e Irán. Trevithick comenta que hubo una percepción muy clara de que Modly, en particular, se había sentido extremadamente avergonzado por la carta y molesto en varios puntos de sus afirmaciones. “Varias fuentes dicen que la decisión no se tomó en Hawái [el cuartel general de la Flota del Pacífico de E.U.]. Todo fue cosa de Washington”, escribió en su Twitter el periodista del periódico U.S. Naval Institute News, Sam LaGrone.

No obstante, un factor importante en la decisión de Crozier con relación a su buque, pudo haber el Código Uniforme de Justicia Militar (UCMJ, por sus siglas en inglés), el código judicial que cubre a las fuerzas armadas. Crozier nunca se refirió al UCMJ en su carta, sin embargo, los artículos 110 y 114 abordan los casos en que se pone en riesgo de manera deliberada y errónea a un buque o una aeronave de las fuerzas armadas y el poner en peligro irresponsablemente las vidas de otros, las cuales son ofensas que ameritan una corte marcial. Si Crozier hubiera seguido operando el buque como se lo ordenaba su cadena demando, el coronavirus hubiese puesto en peligro a la tripulación, y hubiese llegado a afectar la capacidad de la tripulación para maniobrar los reactores nucleares, y de maniobrar de manera segura la nave, y pudiera haber afectado la capacidad de las operaciones de vuelo del portaviones. Claramente Crozier no estaba dispuesto a poner en riesgo a su tripulación y a su buque, a sabiendas de que traían un agente viral a bordo, en un momento en que, como el dijo en su carga, “no estamos en guerra”.