Las deportaciones de EU a la región de Centroamérica y a Haití son una enorme amenaza a la propagación del coronavirus

17 de abril de 2020

17 de abril de 2020 — Los gobiernos de México, Guatemala, El Salvador y Honduras han protestado por el hecho de que el gobierno de Trump ha seguido con las deportaciones de ciudadanos de esos países, lo cual está aumentando el riesgo de una mayor propagación del coronavirus en naciones que tienen precarios sistemas de salud y que no tienen la posibilidad de hacer frente a un brote mucho mayor de la pandemia.

Dado que Estados Unidos es ahora el epicentro del coronavirus, varios funcionarios del sistema de salud de EU y miembros del Congreso están alertando que deportar a ciudadanos haitianos a su país, cuando no se les han hecho pruebas ni se han examinado (el 7 de abril EU deportó a 61 haitianos) presenta un altísimo riesgo de que haya una explosión del coronavirus en una nación empobrecida que no tiene los medios para defenderse de esta epidemia.

El ministro de Salud de Guatemala, Hugo Monroy, informó el 14 de abril que el 75% de los pasajeros guatemaltecos que fueron deportados y llegaron en un vuelo de migrantes desde Estados Unidos dio positivo a la Covid-19. “Hay vuelos donde nos vienen ciudadanos deportados que vienen con fiebre y así suben a los aviones. Nosotros automáticamente aquí los evaluamos y les hacemos la prueba y nos han salido positivos muchos de ellos”, dijo Monroy.

El gobierno de Trump no se ha ablandado por esto. El 10 de abril, el Presidente Donald Trump firmó un memorando autorizando que se impongan sanciones en contra de cualquier país que no acepte las deportaciones desde Estados Unidos, una amenaza muy directa a estos cuatro países, México, Guatemala, El Salvador y Honduras.