Expertos y académicos chinos publican “La lucha de China contra el COVID-19”

24 de abril de 2020

24 de abril de 2020 — El martes 21 de abril, un grupo de expertos y académicos chinos dieron a conocer el resultado de su proyecto de investigación pública, titulado “La lucha de China contra el COVID-19”, que está disponible en varios idiomas. El informe de 40 páginas lo preparó un grupo compuesto por miembros del China Watch Institute, el China Daily Institute of Contemporary China Studies, la Universidad de Tsinghua, y la Escuela de Política y Gestión de la Salud del Pekín Union Medical College.

El documento es una fuente valiosa en la batalla contra el coronavirus, y también una respuesta de los expertos chinos a la campaña de ataques contra China. Por otro lado, el informe señala de manera indirecta cómo es que muchas de las medidas que se han tomado en Estados Unidos y Europa, a pesar de sus limitaciones se basan en las lecciones tomadas de China en los casos de Wuhan y la provincia de Hubei. En el prólogo de los autores, señalan que el informe “se debe considerar como un intento inicial de resumir las prácticas de China en el combate a la pandemia de COVID-19, prácticas pioneras con la esperanza de allanar el camino para encontrar mejores [tratamientos], más adelante, para continuar en el espíritu de respeto a la ciencia, las normas universales y las prácticas comunes, la crónica de nuestra experiencia como seres humanos en la superación de esta gran enfermedad infecciosa”.

“La gestión social flexible y humanizada y la intervención no médica de las medidas normales de una cuarentena fueron factores esenciales para contener la propagación del virus. El despistaje, las pruebas y medidas de supervisión y de investigación epidemiológica resultaron decisivas para cortar la cadena de transmisión del virus. Al ordenar a los hospitales en base a su utilidad, diferenciando a los pacientes y el tratamiento que recibían con base a sus condiciones, e integrando la medicina tradicional china a la terapia, China logró reducir drásticamente el ritmo de infección y la tasa de fatalidad, y al mismo tiempo elevó el ritmo de recuperación. Mientras tanto, China aprovechó a cabalidad su sistema social, asignando recursos con una gran eficiencia en todo el país y garantizó el apoyo logístico tan necesario”, señala la introducción.

Se puede ver en el conjunto el grado en el que el esfuerzo de China constituyó una universidad sobre ruedas, para utilizar una frase de Lyndon LaRouche. Aprender del tratamiento y mejorar constantemente los métodos de diagnosis y de tratamiento, ha sido la característica de la pelea contra el virus en china. Se hicieron siete ediciones del protocolo médico durante los pocos meses de la campaña. Y aunque el informe no se trata de un documento médico a fondo, la séptima edición del protocolo de diagnosis y tratamiento, que se reporta en el informe, ha sido adoptado por muchos países y está disponible al público.

El informe incluye un cuadro de los “Lugares y métodos de tratamiento determinados por la gravedad de la enfermedad en Wuhan”. Destaca el “tremendo esfuerzo en la fabricación de suministros médicos” y se comparan con lo que han emprendido Estados Unidos y las naciones europeas desde entonces. También se describe el sistema de entrega de suministros que aseguró “la entrega segura y oportuna para cubrir las necesidades diarias a los hogares de las personas”.

El informe hace hincapié en la importancia del papel del gobierno central, específicamente “el grupo de orientación del gobierno central” que supervisó el trabajo de control de la epidemia en Wuhan y en Hubei, que llegó a Wuhan el 27 de enero. El grupo “encabezado por Sun Chunlan, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China y viceprimer ministro del Consejo de Estado, junto con otros 11 funcionarios de nivel ministerial, así como académicos y expertos”. El grupo “llevó a cabo investigaciones sobre la falta de información, la lentitud en la hospitalización de los infectados, y la gestión ineficiente que empantanó la prevención y control en las fases iniciales. El grupo organizó 35 estudios temáticos sobre terapias para el tratamiento, y realizó 23 viajes de supervisión a los hospitales”. Tomaron la decisión de establecer una red de hospitales designados, hospitales improvisados y lugares de cuarentena para asegurar la cuarentena, la hospitalización, el traslado de los infectados, el transporte de material y los servicios de logística.

En la sección de “Opinión de los expertos”, el vicepresidente de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y presidente de la Facultad de Medicina de Tongji, Chen Jianguo, informa que “la transparencia de la información es fundamental. La transparencia y la apertura son algunas de las mejores herramientas para luchar contra la epidemia”. En ese sentido, se realizaron unas 200 conferencias de prensa que se pueden comparar con los informes diarios del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca, con una cobertura a menudo desagradable y contraproducente por parte de los medios estadounidenses”.

Se puede ver el informe completo en varios idiomas en este enlace:

https://covid-19.chinadaily.com.cn/a/202004/21/WS5e9e2c62a3105d50a3d17880.html?from=singlemessage&isappinstalled=0.