Se hunde el precio del petróleo; para allá va la economía física y la crisis financiera

29 de abril de 2020

29 de abril de 2020 – El lunes 27, el precio del crudo West Texas Intermedio (WTI), el marcador del precio del petróleo que se produce y se vende en Estados Unidos, cayó a $12.78 dólares el barril. Este año, los precios del WTI y del crudo Brent han caído en 72% y 68% respectivamente.

La falta de capacidad de almacenamiento para el petróleo se ha vuelto un verdadero problema. Bjomar Tonhaugen, el director de mercado petrolero de la firma Rystad Energy Research, dijo que “el mercado sabe que el problema del almacenaje sigue vigente y llevamos una trayectoria calculada de que llegaremos al tope de los tanques en una semana. Se necesita tomar medidas ahora ya que el problema dejó de ser teórico y por muy lejos. El reloj del almacenaje está sonando para los productores y estamos llegando al final del conteo si no se toman más medidas”.

En Cushing, Oklahoma, donde se origina el precio WTI del petróleo, y donde se ubica la zona de almacenaje privada más grande en Estados Unidos, la capacidad de almacenamiento es de unos 85 millones de barriles; a la hora de escribir esta nota los tanques de almacenamiento de petróleo tienen 60 millones de barriles. Los tanques se vienen llenando a un ritmo de 5 millones a la semana. Eso quiere decir que en cinco semanas, si se sigue este ritmo, estarán totalmente llenos. Hay cientos de buques cisterna llenos de petróleo en el mar, como en la crisis petrolera de 1973-1975.

Del mismo modo que cantidades enormes de alimentos en Estados Unidos, el petróleo se va a echar a perder, a consecuencia de haber desmantelado el sistema de salud en los últimos 40 años, y por la falta de previsión para preparar la emergencia de una epidemia como la del SARS-CoV-2.

Si no se resuelve esto, pueden irse a la quiebra absoluta unas 1,000 empresas estadounidenses de la industria petrolera de esquisto. Al mismo tiempo, la pirámide de billones de dólares en derivados financieros que se ha creado encima del mercado petrolero, se vendría abajo estrepitosamente. Si la Reserva Federal sale al rescate de esa pirámide, se irá al fondo del mismo hueco.