BlackRock encabeza la manada de hienas que acosan a Argentina por una mejor reestructuración para ellos

2 de may de 2020

2 de mayo de 2020 — Luego de que la mayoría de los tenedores de bonos de la deuda argentina rechazaron la oferta de reestructuración el pasado 16 de abril, los acreedores encabezados por el fondo depredador BlackRock, tratan de pescar un acuerdo mejor. La oferta inicial consistía en reestructurar $68 mil millones de dólares en bonos, con una moratoria de tres años en el pago de intereses y el principal, una reducción del 62% en intereses y una reducción de 5.8% en el principal. En respuesta a los aullidos de los acreedores, el ministro de Finanzas Martín Guzmán les dijo que esta es la única oferta que tendrán, la toman o la dejan.

Luego, según informó Infobae, un ejecutivo de BlackRock se contactó con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin (quien es muy amigo del presidente de BlackRock, Larry Fink) para tratar de encontrar una manera de sacarle la vuelta al ministro Guzmán y negociar directamente con el Presidente Alberto Fernández. Éste ha sido muy claro en afirmar que el único interlocutor en las negociaciones de reestructuración será Guzmán y en que “solo hay una propuesta”.

Pero trascendió que BlackRock espera que Mnuchin pueda convencer a Fernández para que escuche las súplicas de los bonistas para conseguir un plan de reestructuración más “flexible”. Una de estas vías podría ser a través de la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien goza de una buena relación con Fernández. Con seguridad Mnuchin le comunicaría a ella las inquietudes de Larry Fink, según dicen, con la esperanza de abrir un “diálogo” directo con el Presidente argentino. Georgieva ha declarado su apoyo a la propuesta de Fernández para reestructurar la deuda, y no se ha hizo querer por los bonistas realmente, cuando les dijo ellos tendrían que aceptar un recorte “significativo” de la deuda, porque el FMI no tiene ninguna intención de aceptar ninguna reducción de los $40 mil millones que le dejó como deuda a Argentina el ex Presidente neoliberal saliente, Mauricio Macri, quien los contrató al FMI.

Según la agencia Bloomberg, algunos bonistas preparan ya una demanda judicial (el plazo para responder a la oferta argentina se vence el 8 de mayo) y están en proceso de contratar a los abogados que trabajaron con el cabecilla de los fondos buitres, Paul Singer. Singer demandó a Argentina por años para que le pagaran el valor nominal de la deuda enormemente devaluada que su fondo buitre le compró a los bonistas por unos centavos. Guzmán comenzó esta semana a hacer una gira virtual para presentarle a los acreedores detalles del plan, aunque algunos de estos tiburones de las finanzas no se quieren “reunir” con él, ni por Internet.