Orates del “American Enterprise Institute” piden expropiar los activos de China en Estados Unidos

2 de may de 2020

2 de mayo de 2020 – Últimamente le han dado grande espacios en el blog derechista Breibart, en el periódico Washington Examiner y otros similares, a una parvada de ideólogos antichinos profesionales, a fin de promover la idea de que Estados Unidos debe expropiar los activos por más de $1.1 billones de dólares en certificados del Tesoro de Estados Unidos, en “compensación” por la supuesta responsabilidad de China en la propagación de la pandemia de COVID-19.

Esa idea lunática la promueve ahora “oficialmente” el American Enterprise Institute (AEI), el centro de inteligencia anglófilo orientado hacia el sector empresarial (en todo el mundo) con sede en Washington, DC, que en la época del régimen de Cheney y Bush se le conocía como el “Templo de la perdición”. El 28 de abril el AEI publicó un artículo de opinión firmado por los dos autores del memorando del Departamento de Justicia en el 2002 para justificar las torturas en Iraq durante el régimen de Bush-Cheney, John Yoo y su segundo, Robert J. Delahunty, titulado “Cómo hacer que China pague por la cCOVID-19”.

Los autores revisan varias medidas con las que se puede forzar a China a “experimentar todos los costos de su irresponsabilidad” tanto en el asunto del coronavirus como de sus políticas de “rápido crecimiento económico”. En su opinión, las sanciones son cosas de mequetrefe; los verdaderos machos estarían dispuestos a hacer volar al dólar y al sistema financiero mundial en pedazos para aplastar a China, aunque eso lleve a una guerra nuclear.

“La expansión de propiedades de China en el exterior la hace vulnerable. Estados Unidos podría expropiar las propiedades chinas en Estados Unidos. Posiblemente, Washington podría dejar de pagar la deuda del Tesoro en manos chinas y utilizar esos fondos para crear un fideicomiso con el cual se compensaría a los estadounidenses perjudicados por la pandemia. Estados Unidos podría alegar que al dejar de pagar las tenencias chinas de la deuda del Tesoro de EU, solo estaría recuperando la deuda internacional de China que eliminó el Partido Comunista Chino cuando tomó el poder en 1949….

“Estados Unidos le podría asestar otro serio golpe a los intereses económicos chinos al alentar a los aliados en los mundos desarrollado y en desarrollo a que hagan lo mismo”, agregan, en referencia específicamente a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Nomás “para estar claros”, los autores reconocen que “las expropiaciones en Estados Unidos podrían perturbar el sistema económico de la posguerra que Washington ha cultivado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial”, y que “suspender la deuda estadounidense que tienen los chinos podría detonar una grave interrupción en el mercado de los valores del Tesoro de Estados Unidos, lo cual podría socavar otros mercados financieros”. Pero eso no importa. Estados Unidos “se puede poner a empezar la obra de construir un nuevo orden internacional que tome en cuenta la rivalidad de las grandes potencias que puedan reemplazar ahora la hegemonía pacífica de Estados Unidos de las últimas ocho décadas”.