Pompeo promueve la ofensiva británica contra China

4 de may de 2020

4 de mayo de 2020 — Durante los últimos días se ha difundido una andanada de informes con toda la marca típica de los servicios de inteligencia británica, en los que los medios leales que lo reproducen le dedican grandes titulares a la supuesta mala conducta de China en el caso de la pandemia. Uno de estos se originó en el diario Daily Telegraph de Australia. El periódico alega que recibió un expediente de 15 páginas elaborado por “los 5 ojos” (la coordinación de las agencias de inteligencia de cinco países angloparlantes, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) que supuestamente contiene evidencia de que China había mentido sobre la gravedad y extensión de la epidemia del coronavirus y que luego procedió a acaparar suministros médicos que producía en vez de exportarlos a otras naciones.

Esto es muy curioso, porque cuando eso sucedía supuestamente, no se había reportado ningún caso de COVID-19 fuera de China, pero más adelante, fue el gobierno de Trump el que ordenó a los productores de suministros médicos en Estados Unidos, a que suspendieran cualquier embarque al exterior hasta que Estados Unidos satisfaciera sus necesidades. Y ahora se le imputa a China esa acción y se le caracteriza como ¡crimen contra la humanidad!

La imputación de que China mintió sobre la gravedad de la epidemia, se basa únicamente en la tradición británica de presentar los hechos al estilo del personaje Humpty Dumpty de Lewis Carroll en “Alicia en el país de las maravillas”, es decir, que las cosas “quieren decir exactamente lo que yo decida que quieren decir, nada más y nada menos”. El expediente de marras no presenta ni una sola prueba para sostener sus imputaciones de que los chinos sabían que el virus se propagaba de humanos a humanos desde diciembre de 2019, pero alegó el 14 de enero de 2020, según informó un vocero de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no tenían “una evidencia clara de la transmisión de humano a humano”. Para ese entonces había solo 41 casos de humanos infectados por el virus, pero el vocero de la OMS que dio la declaración, dijo que “no sería de sorprender la transmisión de humano a humano dada nuestra experiencia con el SARS y otros patógenos respiratorios”. Ocho días después, la OMS confirmó que había evidencia de la transmisión entre humanos.

El Telegraph sostiene que el expediente es producto de “los 5 ojos”. Esta alianza de las agencias de inteligencia la creó el imperio británico para implementar la primera fase de la propuesta de 1946 que hizo Winston Churchill con el apoyo del entonces Presidente de EU, Harry Truman, de volver a unir a Estados Unidos con el imperio, empezando con la colaboración de los servicios de inteligencia y espionaje. Pero el diario británico Independent, que también publicó un artículo basado en la información del Telegraph, alega que el expediente no se trata de una “operación conjunta específica”, y hasta la fecha ninguna de las agencias de inteligencia que integran “los 5 ojos” ha suscrito el supuesto expediente.

Poco después de que se dio a conocer el supuesto expediente de “los 5 ojos” (que no se ha publicado oficialmente, sino solo la filtración a la prensa), el noticiero de TV estadounidense ABC News reportó que había “conseguido” un informe del Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el cual contenía resultados similares. Pero hasta la fecha, ni el DHS, ni aparentemente nadie más ha dicho que ha publicado un informe semejante. Pero el contenido del informe de ABC es el mismo del supuesto informe no verificado de “los 5 ojos”.

Luego, el domingo 3 apareció el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, hablando de esto con la periodista Martha Raddatz de ABC News. Y sin confirmar la existencia del supuesto expediente, Pompeo simplemente reiteró las imputaciones sin ningún respaldo. “Sí, Martha, los hechos que presentas son más o menos correctos. Podemos confirmar que el Partido Comunista Chino hizo todo lo que pudo para asegurar que el mundo no supiera de manera oportuna lo que estaba sucediendo. Hay un montón de evidencia sobre eso… Todas las cosas que hacen los regímenes autoritarios. Esa es la manera como ha operado el Partido Comunista. Es un esfuerzo clásico de desinformación comunista… Ahora pueden ver cientos de miles de personas en todo el mundo, decenas de miles en Estados Unidos, que han sido perjudicadas. El Presidente Trump está muy claro. Vamos a hacer que los responsables rindan cuentas y lo vamos a hacer con un cronograma nuestro”. (O sea, las cosas “quieren decir lo que nosotros escogemos que quieren decir, ni más ni menos”).