Acreedores de Argentina rechazan oferta de reestructuración; el gobierno les advierte: somos el rostro de todas las naciones deudoras

5 de may de 2020

5 de mayo de 2020 — Aparentemente, los tenedores de bonos de la deuda argentina piensan que si levantan la voz, el gobierno de Alberto Fernández se va a echar para atrás en su propuesta de reestructuración de más de $65 mil millones de dólares en deuda. Luego de que los grupos principales de bonistas rechazaron cada uno por separado la oferta que se anunció el 16 de abril (que contiene una moratoria por tres años en el pago del principal e intereses, y una reducción del 62% en los intereses) finalmente ayer se agruparon para emitir una declaración conjunta para rechazar la oferta. El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, el Comité de Acreedores de Argentina, y el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Cambio de Argentina, declararon que no apoyan la oferta del gobierno argentino, y que “no van a entregar sus bonos en esa oferta” porque la misma les exige “cargar con pérdidas desproporcionadas que no son necesarias ni se justifican”. Por supuesto, dicen que “están preparados para discutir constructivamente con Argentina cuando su gobierno esté listo para hacerlo”.

El ministro de Finanzas de Argentina, Martín Guzmán, dejó en claro en un artículo de opinión que publicó el 3 de mayo el diario británico Financial Times, que no habrá ningún cambio en la oferta de reestructuración. “Se acabó el momento de ilusiones”, advirtió. “En el nuevo mundo de la Covid-19, no podemos seguir gastando el 20% de los ingresos del gobierno o más en pagos de deudas… Simplemente es imposible”, señaló. Además, aunque estamos en “tiempos tremendamente difíciles para los tenedores de bonos”, Argentina “es un anticipo de lo que está por venir para las naciones deudoras en apuros en todo el mundo… Desafortunadamente las deudas no se pueden pagar en Argentina ni en ninguna otra parte”. Los acreedores tienen que enfrentar la realidad. “No se trata de un juego de hojas de cálculo. Lo que está en juego es el sino económico de 45 millones de ciudadanos argentinos… Ningún gobierno democrático puede imponer todavía más penurias ni se le puede pedir que ponga a los tenedores de bonos primero que los programas económicos diseñados para paliar los efectos catastróficos de la pandemia”. (Énfasis nuestro).

El 8 de mayo se cumple el plazo para que los tenedores de bonos respondan a la oferta de reestructuración de la deuda de Argentina. Luego de que el gobierno argentino dejó de hacer el pago de $506 millones de dólares en bonos globales el 22 de abril, se le concedió un período de gracia de 30 días hasta el 22 de mayo, después de lo cual se le declarará formalmente en incumplimiento. A los bonistas se les sale la baba de la boca ante la posibilidad de iniciar alguna demanda judicial que ya tienen planificada. El gerente de un fondo especulativo de Nueva York le dijo al periódico La Política Online que “los ministros cambian, pero los casos en los tribunales persisten”.