Lo único que funcionaba en la economía estadounidense es el acuerdo comercial con China

7 de may de 2020

7 de mayo de 2020 – Se dice que la economía de Estados Unidos iba muy bien, hasta que la golpeó el coronavirus. En realidad, lo único que funcionaba era el acuerdo comercial con China.

En marzo, cuando la economía china estaba todavía lejos de la normalidad y la actividad económica en Estados Unidos se hundía, las exportaciones de Estados Unidos a China, encabezadas por embarques de alimentos, se elevaron drásticamente y las importaciones se redujeron, con lo cual el déficit estadounidense con China bajó a $11,200 millones de dólares, la cuarta parte de lo que era hace 18 meses. Esto, a pesar de que el déficit comercial de Estados Unidos en general en marzo subió drásticamente, y el volumen total del comercio se hundió en 7.2% en general.

El informe mensual de la firma Servicio de Nómina ADP, sobre el empleo en el sector privado arrojó una pérdida de 20.2 millones de empleos en abril, que quiere decir la semana del 13 al 17 de abril únicamente; más del 60% de los empleos perdidos fue en el sector servicios. Las órdenes de bienes duraderos cayeron en marzo en 11.4% con respecto al mes anterior, y en 11.9% con respecto al año anterior (marzo 2019). Las órdenes a fábricas manufactureras cayeron en 10.7% respecto al mes anterior y en 11.1% con respecto al año anterior. En abril, el Índice de Gerencia de Compras de la industria estadounidense cayó a su nivel más bajo de 36.1 (debajo de 50 es reducción, y encima de 50 es aumento) y el índice respectivo para el sector servicios cayó a un récord mucho mayor, 26.7.

La banca de Estados Unidos redujo sus préstamos en abril drásticamente, según la encuesta de ejecutivos de cuentas de crédito de la Reserva Federal. El 43% de los bancos registró que habían fijado mayores restricciones para emitir tarjetas de crédito y préstamos para comprar automóviles; el 38% de los bancos aumentaron las restricciones a préstamos a los negocios, y entre estos bancos se cuentan los grandes de Wall Street. De hecho, JPMorgan Chase, Wells Fargo y Bank of America todos dejaron de hacer préstamos comerciales en absoluto, con excepción de los préstamos garantizados por la Reserva Federal o el Departamento del Tesoro. El 51% de los bancos redujo la disponibilidad de préstamos comerciales hipotecarios. Los préstamos hipotecarios para casas se han restringido a solo las personas con alto nivel de crédito y con pagos de entrada del 20% del monto total.

El suministro de carne y de lácteos se empeoró en mayo. Barberías y cafeterías comenzaron a “abrir” con restricciones, pero las plantas procesadoras de carne siguen cerradas, a pesar de que Trump invocó el estado de emergencia para mantenerlas funcionando. Un ejecutivo de Tyson Foods, uno de los carteles de procesamiento de carnes, le dijo a una conferencia telefónica con inversionistas el 4 de mayo que el 50% de las compañías procesadoras de puercos están cerradas. Según una reseña en el Washington Post del 5 de mayo, la producción de puerco de Tyson está cerrada en un 75%. Y según los informes del Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) hay 115 instalaciones de procesamiento de carne de res y de aves en 19 estados del país que han reportado casos de COVID-19, un total de 4,900 casos y 20 muertos (una mortalidad de 0.4%) la semana pasada, de un total de 130,00 trabajadores. Hay menos plantas procesadoras de carne de res que han cerrado, comparado con las de puercos, pero van en aumento, según el CDC.

Al mismo tiempo, los precios al consumidor han comenzado a subir notablemente, y en los cadenas de supermercados están racionando la carne de res, como en Costco, Kroger’s y Safeway.