El Mar de Barents y el Ártico se vuelven un teatro para la confrontación de EU y la OTAN contra Rusia

15 de may de 2020

14 de mayo de 2020 – El hecho de que Estados Unidos envíe buques de guerra y submarinos al Mar de Barents, sería equivalente a la Armada rusa se desplegará a las zonas operativas de los Cabos de Virginia de la Armada de Estados Unidos (conocidos con el acrónimo militar de VACAPES), dijo el ex oficial de submarino estadounidense Bryan Clark, quien está ahora como becario del Instituto Hudson. Clark le dijo al periódico especializado Defense News que los rusos consideran el Mar de Barents como “una extensión de las zonas en que despliegan que las consideran como un bastión”. Dijo que “ellos la vigilan muy estrechamente, justo en la costa”.

“Es que los hemos dejado solos por tanto tiempo que ellos sienten que el Barents, el Kara y el Mar Blanco, lo ven como una zona libre para las operaciones de los submarinos rusos”, dijo Clark, indicando con esto que él no piensa que la Armada rusa deba tener esa libertad.

Clark dice que con enviar tres destructores equipados con dispositivos antisubmarinos sofisticados, la Armada de Estados Unidos le advierte a Rusia que no tiene rienda suelta en el Barents. “Colocar algunos barcos allá, es como decirles: ‘Bueno, está no es una zona libre para operaciones de submarinos; son aguas internacionales’ ”, dice Clark. “Sería un poco como si los rusos desplegaran un montón de fragatas de guerra antisubmarina en el VACAPES. No podríamos hacer nada al respecto, pero sería una advertencia para nosotros de que quizás debiéramos ser un poco más cuidadosos”, explicó.

Las declaraciones de Clark son el prefacio del artículo principal de todo un paquete de artículos que publicó Defense News sobre la militarización del Ártico. En ese artículo, el autor David B. Larter, señala que Rusia le ha dejado en claro a la comunidad internacional que tiene intereses económicos fundamentales ahí y que los van a defender, incluso con la construcción de rompehielos con misiles crucero y cañoneras para patrullar las aguas congeladas. Rusia, con 7,000 millas de costa Ártica, ve a la región como una desventaja de seguridad y como algo esencial para sus logros económicos de largo plazo.

La visión que tiene el gobierno de Estados Unidos sobre la presencia de Rusia en el Ártico está fundada en la Estrategia de Seguridad nacional de 2017, la cual considera a Rusia como un adversario estratégico. Por lo tanto, Rusia se tiene que confrontar a Rusia en el Ártico como en cualquier otra parte en que la OTAN este en su contra, como en el Báltico y el Mar Negro. “La concentración militar rusa en el Ártico tiene implicaciones más allá de sus aguas”, dijo en testimonio el subsecretario asistente de Defensa de EU para asuntos europeos y euroasiáticos, Michael Murphy, en una audiencia en febrero de la Subcomisión de la Cámara de Representantes sobre Transporte y Seguridad Marítima, que es parte de la Comisión de Seguridad Nacional. “Desde una perspectiva geoestratégica, el Ártico y el Atlántico Norte están inextricablemente vinculados. El Ártico le proporciona a los buques y submarinos rusos el acceso a un punto crítico naval fundamental: el estrecho GIUK [acrónimo en inglés de Groenlandia, Islandia, Reino Unido] que juega un papel muy grande en la defensa de la OTAN y en la disuasión estratégica. Por esta zona atraviesan también cables transatlánticos”, agregó Murphy. “En breve, de nuevo el flanco norte de la OTAN debe llamar la atención de Estados Unidos y sus aliados”, declaró.

Aquí es de particular interés la Ruta del Mar del Norte en lo que Estados Unidos alega que Rusia trata de forzar a las embarcaciones a que utilicen la ruta para pagar peaje para cubrir los costos en que incurre Rusia para mantenerla abierta, como son las operaciones de sus rompehielos. “Las restricciones de Rusia a la libertad de navegación en la Ruta del Mar del Norte son incongruentes con al derecho internacional”, dijo Murphy. Sin embargo, la Armada de EU no puede desafiar a Rusia en la Ruta del Mar del Norte del mismo modo en que desafía a China en el Mar de China Meridional. Rusia tiene unos 40 rompehielos, muchos de ellos con motor nuclear, mientras que la Guardia Costera de EU solo tiene uno en operación.