Trump invocó la Ley de Insurrección de 1807 para enfrentar las protestas violentas

4 de junio de 2020

4 de junio de 2020 — El Presidente Donald Trump anunció el lunes 1º de junio en el Jardín Rosado de la Casa Blanca, que ha invocado la Ley de Insurrección de 1907, que le permite el despliegue de tropas federales en caso de “desorden civil, insurrección o rebelión”. Dijo que luego de hablar por teléfono con los gobernadores de los estados, les declaró que si no actuaban para apaciguar a los alborotadores y saqueadores, enviaría las tropas federales para hacerlo.

Unos diez minutos antes de su presentación, la policía del Distrito de Columbia, la policía militar y la guardia nacional se movilizaron para proteger a la Casa Blanca contra los manifestantes que estaban ubicados en el Parque Lafayette, enfrente de la Casa Blanca. Es la primera vez en mucho tiempo que una manifestación allí es dispersada con gases lacrimógenos y balas de goma. Luego, sin que fuese claro por qué en ese momento, el Presidente dijo al final de su anuncio que se dirigiría a honrar un lugar sagrado de Estados Unidos, y se refería a la Iglesia Episcopal de San Juan, que está enfrente de la Casa Blanca sobre la Calle 16, y que los alborotadores violentos habían vandalizado la noche anterior y habían incendiado una de sus capillas, aunque se logró apagar el fuego sin que causara daños mayores.

Luego Trump se dirigió a la iglesia caminando a través del Parque Lafayette, que había quedado desalojado, y se paró frente a la iglesia que estaba cerrada, con una biblia en la mano, junto con su hija Ivanka y su yerno, el Fiscal General, William Barr, y otros funcionarios de seguridad. Ahí, con la biblia en la mano, dijo que él era “un Presidente de la ley y el orden”, y declaró que el gobierno haría justicia por el asesinato de George Floyd con todo el rigor de la ley, pero que la anarquía que se ha desatado no tiene que ver con Floyd sino que tiene que ver con los empeñados en la insurrección y serán derrotados.

En la cobertura de CNN, se mostró en la pantalla dividida el momento en que los manifestantes eran repelidos con gases lacrimógenos por un lado, y por otro a Trump en el momento de hacer su declaración.