López Obrador y Trump se reunirán pronto

26 de junio de 2020

26 de junio de 2020 — El Presidente Donald Trump les dijo a los periodistas en Yuma, Arizona el martes 23, que él piensa que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “vendrá a Washington, a la Casa Blanca, muy pronto”. Trump le agradeció a López Obrador su ayuda para reducir la inmigración ilegal hacia Estados Unidos con el despliegue de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera para “asegurar que la gente no cruce”. Trump se refirió a su homólogo mexicano como “un gran tipo”.

López Obrador respondió al día siguiente que “es muy probable que vaya a Washington y me reúna con el Presidente Trump y será pronto. Solo estamos esperando definir las características de la reunión”. Los gobiernos de ambos países han estado analizando con Canadá cómo marcar apropiadamente el inicio oficial de su nuevo Tratado de Libre Comercio el 1º de julio, y López Obrador dijo que México quiere que el Primer ministro Trudeau de Canadá participe en la reunión de Washington.

Este sería el primer viaje al exterior de López Obrador desde que asumió el cargo en diciembre de 2018. En mayo había anunciado que tiene la intención de viajar a Estados Unidos y a China para agradecer personalmente a los Presidentes Trump y Xi su ayuda a México en el combate a la pandemia del coronavirus, en cuanto las condiciones lo permitan.

Los enemigos tanto de Trump como de López Obrador están furibundos ante la posibilidad de las dos reuniones. El ex embajador del ex Presidente derechista Felipe Calderón ante el gobierno de Obama, Arturo Sarukhán, quien ahora reside en Washington, DC, publicó un tuit donde señala que “la posible visita del presidente López Obrador a Washington para ver a Trump… es un error colosal, político-electoral, diplomático… A Trump solo le interesa usar al presidente mexicano como un accesorio de teatro a la luz de las elecciones”. El ex secretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda, una pieza de Wall Street y de George Soros (cuyas aspiraciones presidenciales se hundieron en parte por la intervención del movimiento de LaRouche en México) le dijo a Reuters que cualquier reunión de ese tipo “sería una idea tonta”. El periodista mexicano León Krauze amenazó en las páginas del Washington Post el 8 de junio que si López Obrador se reúne con Trump durante la campaña, incluso por videoconferencia, “arriesgaría ganarse el oprobio internacional y la condena en casa”.

El 9 de junio, el Presidente López Obrador había dado a conocer un documento en el que se plantea una estrategia internacional en lo económico, político y mediático para obligarlo a salir del cargo antes de que termine su período en 2024. Se nombra en el documento como actores en el complot al ex jefe de Sarukhán, Felipe Calderón, a Castañeda y a Krauze.

Aunque no se ha verificado la autenticidad del documento que dio a conocer la Presidencia de México, los planes que se plantean ahí son coherentes con la campaña que está en marcha en contra de López Obrador en ambos lados de la frontera, y del Atlántico incluso. El plan consiste en formar un “Bloque de Oposición Amplio” (BOA) de partidos de oposición de izquierda y de derecha, con el respaldo de los medios corporativos y de las principales asociaciones empresariales neoliberales y librecambistas; ganar con esa BOA una mayoría en la Cámara de Diputados de México en las elecciones legislativas del 2021; impedir cualquier medida mínimamente nacionalista que tome el gobierno; y luego sacar al Presidente del cargo en medio del caos resultante.

Todas las personas e instituciones que se mencionan en el documento protestaron rápidamente que el documento era falso, incluyendo los recipientes de los fondos de la Fundación Nacional para la Democracia del Departamento de Estado de EU. Pero varios políticos que se nombran, aunque dicen que el documento es falso, agregaron que si se llega a formar una BOA, ellos se integrarían a eso.