Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump denuncia la traición de Obama y los británicos; “los agarramos con las manos en la masa”

11 de julio de 2020
obama-steele.jpg
Barack Obama y Christopher Steele (CBS News).

11 de julio de 2020 — El Presidente Donald Trump destacó el jueves 9 la condena del ex agente del MI6, Christopher Steele, en un tribunal del Reino Unido por mentiras difamatorias que contiene su infame libelo sobre la supuesta “colusión con Rusia” del entonces candidato Donald Trump. El expediente basura de Steele fue lo que utilizaron Obama, Biden y su equipo de inteligencia corrupto para someter a toda la nación y al mundo a la pesadilla del Rusiagate durante los últimos tres años, para atar las manos al Presidente Trump en su esfuerzo por llevar a cabo su propósito de campaña, forjar relaciones de amistad con Rusia y China, y acabar con las guerras sinfín de cambio de régimen, e iniciar un extenso programa de desarrollo de infraestructura en el país.

Trump le dijo por teléfono al conductor del programa noticioso de Fox News, Hannity, el jueves 9, “los agarramos con las manos en la masa”. Ahora se sabe que el equipo de inteligencia corrupto de Obama y el sistema judicial habían espiado la campaña electoral de Trump con una investigación ilegal de cuatro miembros de su equipo, Papadopoulos, Manafort, Flynn y Stone. En los cuatro casos, el Departamento de Justicia escondió las pruebas exculpatorias, lo cual es un delito grave en las leyes estadounidenses. “Fueron [el ex director del FBI, James] Comey, y [el ex director de la CIA, John] Brennan y [el ex director de inteligencia nacional, James] Clapper; estos tipos le mintieron al Congreso y sucedieron cosas muy malas”, dijo Trump. “Ellos espiaron mi campaña: Fue totalmente ilegal. Si eso hubiera sido al revés, la gente estuviera en la cárcel por 50 años… Los agarramos, cien por ciento”.

De lo más interesante es que identificó a Steele. “Christopher Steele fue encontrado culpable recientemente en Londres”, dijo Trump, “con su expediente falsificado, su repugnante y fraudulento expediente. Y él es parte de esto también. Todos ellos fueron descubiertos. Y espiaron a mi campaña. A eso se le puede llamar traición”.

La traición, en el derecho estadounidense, es un delito que consiste en “la adhesión a los enemigos de la nación”. El enemigo histórico de Estados Unidos, y actualmente, es el imperio británico. La intención del imperio ha sido derrocar a Trump por cualquier medio posible, y operó en este caso directamente a través de Steele y el MI6, y a través de sus piezas en el gobierno de Obama, incluyendo al mismo Obama. No se le permitiría a Trump llevar a cabo su propósito de acabar con la división imperial del mundo en bloques en combate, “Oriente contra Occidente”, la política imperial de “dividir y conquistar”.

El imperio financiero de la City de Londres y Wall Street —que ha estado clínicamente en bancarrota cuando menos desde el pánico financiero de 2008— solo puede mantener su poder sobre la economía mundial y los gobiernos del mundo, si impide el esfuerzo de Trump. La Cámara de los Lores y otras instituciones británicas han dejado en claro sus intenciones: No se puede permitir una reelección del Presidente Trump. Las turbas jacobinas desatadas en la calle, financiadas por Wall Street, constituyen la fase actual del intento de golpe, que Trump ha identificado correctamente como una guerra “fascista” y “totalitaria” contra el mismo Estados Unidos.

El peligro de que el imperio pueda tener éxito en este esfuerzo traicionero es todavía muy grande. Aunque Trump ha empezado un proceso para resolver el déficit comercial entre EU y China a través de su amistad con “el gran dirigente Xi Jinping”, como él le llama, la facción belicista que le rodea (el secretario de Estado Mike Pompeo, el director del FBI, Christopher Wray y otros) lo ha empujado a que culpe a China del desastroso efecto del coronavirus en Estados Unidos, por absurdo que sea esto. Cuando la pandemia golpeó a Estados Unidos por primera vez, Trump señaló correctamente que las presidencias anteriores, republicanas y demócratas, habían desmantelado la infraestructura de Estados Unidos, incluyendo al sistema de salud pública, lo cual dejó “la alacena vacía”, como lo dijo entonces. Además las necias actividades de los ciudadanos anarquistas —tanto de la “derecha” que declaró que el uso de tapabocas y distanciamiento social era un “ataque a sus libertades”, como de la “izquierda”, que declaró su derecho a desatar turbas jacobinas contra las instituciones del país a pesar de la pandemia—han ocasionado la explosión de la pandemia otra vez.

El Partido Demócrata, a pesar de que tiene un candidato que se encuentra en las fases iniciales de la demencia senil, planea dejar a Biden en el sótano para que no haya ningún debate público, y culpar a Trump intensamente, en lo que queda de la campaña, por las muertes causadas por la COVID-19 en Estados Unidos. Por otro lado, EIR cuenta con la información de que las fuerzas de Londres y Wall Street que están detrás de este plan de insurrección, planean dejar que estalle la burbuja gigantesca de Wall Street en las semanas previas a las elecciones (cosa que resulta muy sencillo debido a la enorme brecha entre la economía real y la burbuja monetaria) para culpar a Trump de eso también.

Solo hay una forma de contrarrestar este peligro existencial a la civilización humana. Se tiene que detener la inyección de billones de dólares al sistema financiero en bancarrota sin remedio, y a cambio se tienen que dirigir billones de dólares a la economía real. La primera prioridad es la producción masiva de suministros médicos, construcción de hospitales y acelerar la investigación y desarrollo en medicina, para reconstruir y ampliar el sistema de salud pública en Estados Unidos y en el mundo entero. Esto es urgente en especial en África, en donde la pandemia del coronavirus se vuelve más compleja por la ruptura de la cadena de suministro de alimentos y la plaga histórica de langostas que amenaza con desatar el holocausto biológico más dramático de la historia moderna.

EIR ha presentado el programa detallado del Comité de Acción Política LaRouche (LaRouche PAC) para llevar a cabo esa perspectiva económica, El Plan LaRouche para reabrir la economía de EU: El mundo necesita 1,500 millones de nuevos empleos productivos https://larouchepub.com/spanish/other_articles/2020/4722-larouche_plan_1_introduction.html.

Trump tiene la capacidad para romper con la facción belicista de su entorno y con Wall Street; requiere de una manifestación masiva de apoyo a estas medidas revolucionarias de parte de los ciudadanos estadounidenses y de todo el mundo. El movimiento de LaRouche demanda el apoyo de todo patriota y ciudadano del mundo para lograr esta victoria histórica.