Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los británicos no se detendrán ante nada para impedir una cumbre de dirigentes mundiales para abordar la crisis global

23 de julio de 2020

23 de julio de 2020 — Como pirómanos enfurecidos, el imperio británico y sus Leporellos (*) estadounidenses han estado empeñando todo su tiempo despiertos para hacer todo lo que esté en su poder para asegurarse que los Presidentes de Estados Unidos, China y Rusia, no se van a reunir y que no se puedan reunir en ninguna cumbre de jefes de Estado, tal y como la que propone para septiembre el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, entre los mandatarios de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

El 20 de julio, el gobierno británico suspendió un tratado de extradición y la venta de armas a Hong Kong en represalia contra China porque en ejercicio de su soberanía China aprobó una legislación sobre la seguridad de Hong Kong. El 21 de julio, el parlamento británico emitió un furibundo ataque totalmente infundado contra Rusia, supuestamente por “interferir” en las elecciones británicas. En las últimas 72 horas, el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, y el secretario de Defensa de EU, Mark Esper, han repartido insultos y amenazas contra Rusia y contra China, en lugares tan indicativos como la Sociedad Henry Jackson de Londres y el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos, también de Londres (lo que viene a recordar a Henry Kissinger, quien aprovechó un discurso en el Real Instituto de Asuntos Internacionales en 1982, para proclamar que él primero se reportaba ahí antes de reportarse con el Presidente de Estados Unidos).

Luego en la tarde del 21 de julio, el Departamento de Estado de Pompeo le ordenó de manera perentoria al gobierno de China que cierre su consulado en Houston en un plazo de 72 horas, supuestamente para “proteger la propiedad intelectual estadounidense y la propiedad privada de Estados Unidos”. La respuesta de China fue rápida y tajante, y advirtió que “la escalada sin precedentes” contra China “va a recibir la reacción legítima y necesaria de China”. Xin Qiang, experto chino en estudios sobre Estados Unidos de la Universidad Fudan de Shanghái, le dijo al diario Global Times que “parece que un alivio en las relaciones chino-estadounidenses es casi imposible durante el gobierno de Trump”.

Si el pronóstico se vuelve realidad, será música para los oídos de Londres.

No obstante, es posible un resultado totalmente diferente, si el Presidente Donald Trump se puede liberar de la agenda de confrontación orquestada por los británicos. Un factor decisivo en esa corrección del rumbo estratégico lo aporta la conferencia de prensa del ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional de EU (NSA, por sus siglas en inglés) William Binney, que se llevó a cabo hoy jueves 23 de julio, la cual puede escuchar aquí para averiguar el porqué de su importancia: https://schillerinstitute.com/blog/2020/07/20/william-binney-makes-his-case-to-the-world-there-was-no-russian-hack/

(*) El 25 de marzo de 2003, Lyndon LaRouche publicó una declaración titulada “Guerra, Hitler y Cheney”, en la cual señalaba que: “Los guerreristas más prominentes dentro del gobierno de Bush hoy día son meros lacayos, proxenetas como el Leporello de la famosa ópera de Mozart [Don Giovanni]. Estos Leporellos de la vida real, como los proxenetas políticos Wolfowitz y Ashcroft, fueron engendrados principalmente por la Universidad de Chicago y sus círculos asociados, de una ideología predominantemente fascista, la del finado profesor Leo Strauss. Este Strauss fue un seguidor de Carl Schmitt, quien diseñó las leyes con las que Hitler se hizo dictador de Alemania… Sin embargo, como los ejecutores de la SS nazi, los lacayos Wolfowitz, Perle, Bolton, Wurmser, Feith, y demás, son meros rufianes desechables adornados de un variopinto político. Para entenderlos, tienes que ver a quiénes los crearon y los pusieron en sus puestos actuales”. (https://larouchepub.com/pr_lar/2003/030325war_ hitler_cheney.html)