China y naciones de Iberoamérica y del Caribe redoblan la cooperación médica y económica contra la COVID-19

24 de julio de 2020

24 de julio de 2020 – El resultado más importante de la teleconferencia que se realizó el 23 de julio entre los cancilleres de varios países de Iberoamérica y el Caribe con el canciller chino para cooperar en el combate a la COVID-19, coauspiciada por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, fue el anuncio que hizo el ministro Wang en el sentido de que el gobierno chino va a tratar cualquier vacuna que se desarrolle contra el COVID-19, como un bien público, para asegurar que todos los países tengan acceso universal a ella; asimismo, el gobierno chino asignará mil millones de dólares para otorgar créditos a las naciones iberoamericanas y del Caribe a fin de que puedan adquirir esas vacunas. Este año México es el presidente rotatorio de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) y por ende de la comisión CELAC-China.

Pero también se discutieron las cuestiones de mayor alcance, tal como la manera de movilizar la cooperación internacional necesaria para enfrentar “la mayor crisis mundial en los últimos 75 años”, como lo planteó el canciller ecuatoriano Luis Gallegos Chiriboga. La región es ahora un epicentro de la pandemia y las capacidades de salud pública nacionales se han visto abrumadas. Varios ministros del Exterior plantearon la necesidad de garantizar un acceso universal y equitativo de los suministros médicos, el equipo y las medicinas para todas las naciones.

Wang presentó toda una lista de la manera en que China puede ayudar a combatir la enfermedad y la crisis económica en la región. Desde el envío de personal médico y la cooperación en el trabajo de investigación y desarrollo de vacunas, hasta promover la asignación de fondos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para la región, a fin de fortalecer la seguridad alimentaria y la cooperación económica en torno a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Wang dijo que China hará disponibles fondos del Programa Especial de Préstamos de CELAC para la Infraestructura de China-Latinoamérica-Caribe, de $20,000 millones de dólares, para construir infraestructura de salud pública en la región. Asimismo, Wang informó que China seguirá aumentando su comercio e inversiones en la región para ayudar a fomentar la recuperación económica de la región y para importar sus productos.

Además de México, participaron los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago, y Uruguay. Aunque Brasil y Bolivia estuvieron ausentes de manera notable, en conjunto se mostró que las presiones nefastas del secretario de Estado de EU, Mike Pompeo y del Pentágono, sobre las naciones de la región, para que rompan con China, fracasaron notablemente.

El canciller de Colombia, que es uno de los países aliados más cercanos a Estados Unidos en la región, habló de manera muy firme de la gratitud de Colombia por la ayuda que han recibido de China, y manifestó su esperanza de que las conversaciones como esta, sienten las bases para concretar “una sólida relación de cooperación científica para el beneficio de la humanidad” y manifestó la confianza de Colombia de que podrán “profundizar la cooperación técnica, científica y financiera con la República Popular de China”.

Como lo hicieron todos los cancilleres, Ebrard agradeció a China por el puente aéreo que han tendido para llevar equipo y suministros médicos a su país para el combate contra la COVID-19, lo cual ha sido posible en virtud del “alto nivel de diálogo político” entre los Presidentes Xi Jinping y López Obrador. Cabe señalar que el Presidente López Obrador declaró recientemente que quería visitar Estados Unidos y China, para agradecer personalmente a los Presidentes Donald Trump y Xi Jinping por su ayuda a México en esta crisis.