Naciones de Iberoamérica y el Caribe acuerdan trabajar con China por la salud global, erradicar la pobreza y derrotar la pandemia

29 de julio de 2020

28 de julio de 2020 — La Declaración Conjunta que se acordó en la teleconferencia del 22 de julio sobre la pandemia de COVID-19 entre 13 ministros de Relaciones Exteriores de Iberoamérica y el Caribe, y el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, es contundente: reconocen que la pandemia es una amenaza universal, que se tiene que enfrentar en cooperación entre todas las naciones para poder derrotarla, hay que construir una comunidad global de salubridad, y restablecer el desarrollo económico y social erradicando la pobreza. Al diablo con la geopolítica.

Las premisas centrales de la declaración, que está disponible en el sitio electrónico de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, señala en el primero de los 7 puntos: “Reconocemos que la pandemia de COVID-19 es un desafío común para la humanidad”. Los 6 puntos que le siguen emanan de esta misma premisa:

2. “Cooperación internacional 74/274 para garantizar el acceso global a medicamentos, vacunas y equipos médicos para enfrentar el COVID-19. También reconocemos el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud en la coordinación de la cooperación global contra el COVID-19, y enfatizamos que la solidaridad y asistencia global, así como la cooperación multilateral, son cruciales para controlar y aliviar el brote de COVID-19”.

3. “Reconocemos el importante papel de la seguridad de la salud pública mundial en la búsqueda de la paz y el desarrollo y el bienestar de las personas en todo el mundo… Reafirmamos el compromiso de construir una comunidad mundial de salud que incluya a China y los países de ALC”.

4. “Damos gran importancia a tratar el enorme impacto global del COVID-19 y acordamos fortalecer nuestra cooperación para combatir la epidemia y restaurar el desarrollo económico y social. Reafirmamos que la erradicación de la pobreza es un requisito indispensable para el desarrollo sostenible y debe responderse con unidad y solidaridad”.

Los puntos 5 y 6 son una afirmación del espíritu de amistad y cooperación con el que China y las naciones de la región han trabajado juntas para hacer frente a la pandemia, “defienden activamente a China y elogian su actitud abierta sobre la cooperación mundial contra COVID-19” y se comprometen a “intensificar aún más los esfuerzos para profundizar nuestra cooperación y asociación integrales basadas en principios de igualdad y respeto mutuo”. Y por último,

7. “Acordamos profundizar la cooperación pospandémica entre los países de ALC y China, y alentar la extensión de la cooperación práctica bilateral y multilateral hacia áreas emergentes como la salud pública, la erradicación de la pobreza y la reducción del riesgo de desastres… sobre la base existente de los principios y acuerdos internacionales existentes”.

La declaración fue emitida a nombre de “los Ministros de Relaciones Exteriores de los países de América Latina y el Caribe y China” representados por los 13 ministros firmantes de la región: Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago, y Uruguay.