Bombas desclasificadas por Ratcliffe

8 de octubre de 2020

8 de octubre de 2020 – El martes 6 de octubre por la tarde, el Director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, le quitó la clasificación de “confidencial” a dos documentos que son una bomba política, a los cuales ya se había referido en una carta que envío anteriormente al senador Lyndsey Graham, quien preside la Comisión Judicial del Senado y ha realizado audiencias sobre el proceso del Rusiagate.

El primer documento es un conjunto de notas escritas a mano por el entonces director de la CIA, John Brennan, luego que éste dio un informe al Presidente Barack Obama en la Casa Blanca, en julio de 2016. El documento está muy tachado (unas horas después de que se hizo público el documento, el Presidente Donald Trump publicó un tuit en donde volvió a ordenar que se hagan públicos todos los documentos del Rusiagate, y agregó: “¡Sin tachaduras!”). Pero las partes que no están tachadas son bastante explícitas; por ejemplo: “Obtuvimos más conocimiento sobre las actividades rusas de parte de [tachado]. Mención de la supuesta aprobación de Hillary Clinton el 28 de julio a una propuesta de uno de sus asesores en política exterior para vilipendiar a Donald Trump y provocar un escándalo alegando la interferencia de los servicios de seguridad rusos”. Luego más adelante, Brennan escribió: “POTUS … Ninguna evidencia de colaboración entre la campaña de Trump & los rusos [tachado]”. (POTUS son las siglas en inglés de Presidente de los Estados Unidos).

El otro documento hecho público por Ratcliffe es parte de una “Pista de Operación de Contrainteligencia” de la CIA, fechado el 7 de septiembre de 2016 y dirigido al entonces director del FBI, James Comey, y a Peter Strzok, el infame agente del FBI que fue expulsado de la cacería de brujas porque le encontraron mensajes de texto dirigidos a su amante (abogada del FBI) donde expresaban su animadversión y aborrecimiento de Trump y su intención de atraparlo. El documento de la CIA dice: “Por solicitud verbal del FBI, la CIA proporcionó los ejemplos siguientes de información que ha cosechado hasta ahora la célula de fusión CROSSFIRE HURRICANE”. Se trata de información relacionada con la “aprobación de la candidata presidencial de EU Hillary Clinton de un plan concerniente al candidato presidencial de EU Donald Trump y hackeadores rusos que obstaculizan las elecciones en EU como medio de distraer la atención del público de su utilización de servidores privados de correos electrónicos”. (La “célula de fusión” fue la operación de Brennan desde julio de 2016 con la participación de personal de la CIA, el FBI y de la Agencia de Seguridad Nacional, posiblemente el mismo equipo de la “comunidad de inteligencia” que redactó la infame “evaluación” de enero de 2017 que alegaba la colusión rusa sin ninguna prueba).

El mismo martes Brennan respondió de manera más bien hilarante en CNN: “Si, en realidad, lo que los rusos alegaban, que Hillary trataba de destacar los nexos reportados entre Trump y los rusos, si eso era acertado (y es un enorme “si” condicional) no hay nada ilegal en eso”, dijo Brennan. “John Ratcliffe y demás tratan de pintar esto como una actividad ilegal que merece una investigación ulterior por parte del FBI. No. Era actividad de campaña”.

O sea, la traidora cooperación con la inteligencia británica para subvertir una campaña presidencial y luego a un Presidente de Estados Unidos, no es más que una mera “actividad de campaña”, según el señor Brennan.