Preguntas para la “jefa honoraria del despacho del RU” Gina Haspel en el complot contra Trump

9 de octubre de 2020

8 de octubre de 2020 —- El director de investigación y análisis de Judicial Watch, Chris Farrell, publicó dos artículos en serie el 5 y 6 de octubre en el Instituto Gatestone, en donde plantea que el público estadounidense quiere respuestas de la directora de la CIRA, Gina Haspel, sobre su papel en la “agresiva operación de recopilación de inteligencia” de los británicos en contra de la campaña de Trump.

Farrell destaca que esos artículos reflejan su opinión, “y no necesariamente la de Judicial Watch”, pero es claro que Farrell, quien fue oficial de contrainteligencia del Ejército, y miembro de la Asociación de Ex Funcionarios de Inteligencia y del Consejo Consultivo sobre Seguridad Externa del Departamento de Estado (entre otras asociaciones) no habla por si sólo.

El Presidente Donald Trump estaba correcto cuando acusó al Reino Unido de conspirar con la inteligencia estadounidense para espiar la campaña de Trump, una “conspiración sediciosa” que ha “siguió adelante como un plan más sofisticado y agresivo para llevar a cabo un golpe en contra del Presidente Donald J. Trump”, señala Farrell en su artículo del 6 de octubre, titulado “Análisis: la directora de la CIA Gina Haspel y el papel británico en el complot Anti-Trump”. (https://worldisraelnews.com/analysis-cia-director-gina-haspel-and-the-british-role-in-the-anti-trump-plot/).

Haspel, “parte activa y conocedora” de esa conspiración, tenía nexos tan estrechos con la inteligencia británica y sus servicios de seguridad durante su segunda misión como jefa de la Estación de la CIA en Londres (2014-2017), que sus colegas británicos en el MI6 le decían “oficial honoraria del despacho del Reino Unido”, destaca Farrell. ¿Cuál es su fuente para esa exquisitez? ¡Es público! El 30 de julio de 2019 el diario Washington Post lo dijo en el perfil elogioso de Haspel, titulado “La directora reservada: Cómo maneja Gina Haspel las volátiles relaciones de la CIA con Trump”.

“Luego de haber dirigido los británicos una agresiva operación de recopilación de inteligencia contra objetivos del Equipo de Trump, pasando por encima de las prohibiciones legales en Estados Unidos, y lavando luego la inteligencia ‘cosechada’ hacia funcionarios estadounidenses a través de la relación de enlace entre Estados Unidos y el Reino Unido, es precisamente algo para lo cual una ‘oficial honoraria del despacho del Reino Unido’ podría ser buena y apta para lograr”, señala secamente Farrell.

“Ciertamente, estos temas y cuestiones merecen una examen mayor”. Las advertencias sobre la protección de “fuentes y métodos” son patrañas. Nadie que examine el golpe contra el Presidente Trump está interesado seriamente en las técnicas específicas de recopilación de la GCHQ [el equivalente de la Agencia de Seguridad Nacional del Reino Unido]; solo quieren saber si los británicos estuvieron implicados en un intento de subvertir una campaña presidencial y luego voltear los resultados de una elección. La directora de la CIA Gina Haspel puede responder todas esas cuestiones, y ni siquiera tiene que tocar ninguna información clasificada para hacerlo. El público estadounidense espera sus respuestas”. (https://www.gatestoneinstitute.org/16601/haspel-britain-trump-coup).