¡El agente británico Al Gore se roba la comida de la gente!

17 de abril de 2008 (LPAC)—Habrás visto los encabezados sobre los disturbios por la comida que tienen lugar ahora en más de 33 países de todo el mundo, disturbios provocados por el desabasto absoluto y los precios disparados de lo más indispensables para la vida. Lo que los órganos de difusión no te dirán, es que esto es absolutamente predecible, una acusación contra la globalización y la bancarrota del sistema financiero mundial, y parte de la política de despoblación del Imperio Británico.

¡El agente británico Al Gore se roba la comida de la gente!

[a:href="\/files\/pdfs\/20080418_Food%20CrisisESP.pdf"]Volante en formato PDF. [/a]    [a:href="\/news\/2008\/04\/19\/el-agente-brit-nico-al-gore-se-roba-la-comida-de-la-gente.html"](HTML) [/a]

Este volante tambien contiene [a:href="\/news\/2008\/03\/18\/lleg-el-juicio-final-tres-pasos-para-sobrevivir.html"]"¡Llego el jucio final! Tres pasos para sobrevivir"[/a] en el otro lado

Mi viejo encuentro con Leibniz: Sobre la Monadología


G. W. Leibniz
A mis ochenta y cinco años, conservo un sentido felizmente vibrante de los que, con probabilidad, sean ahora los años productivos que me restan. Sin embargo, no me atrevo a abandonar la prudencia de expresar ahora lo que será importante que haya dicho mientras tuviera la oportunidad de hacerlo. Por eso me siento obligado a identificar, de entre las raíces más hondas de esos conceptos valiosísimos que ahora se necesitan con urgencia para que el principal estrato intelectual de representantes de las generaciones actuales de adolescentes y adultos jóvenes los usen, algunas de las de mayor importancia. El origen de las más dominantes, fundamentales y memorables de esas muy hondas raíces de mi enfoque al presente bien informado, ha de ubicarse en mi reacción a un estudio, de mi adolescencia, sobre el concepto de Godofredo Leibniz de la Monadología.

Para los adultos jóvenes de hoy: Kepler y Cusa

El descubrimiento de Kepler del principio físico universal de la gravitación nos da hoy la representación pedagógica necesaria del significado, no sólo de la expresión “principio físico universal”, sino que refuta el absurdo de todos esos supuestos físico-matemáticos y afines como los de los dogmas económicos ahora en boga, fundados en lo que se representa, y con razón, como una perspectiva euclidiana. He aquí la continuación esencial del crimen de Wenck y compañía en contra del hombre, la ciencia y el Creador.