LaRouche: ¡Musharraf debe recibir apoyo absoluto para investigar el asesinato de Bhutto!

3 de enero de 2008

[a:href="\/news\/2008\/01\/01\/larouche-musharraf-must-be-given-full-support-investigate-bh.html"]LaRouche: Musharraf Must be Given Full Support to Investigate Bhutto Murder![/a] 3 de enero de 2008 (LPAC).— Bob Herbert, viejo colaborador del New York Times, es uno de tantos que apenas despiertan a la realidad de lo que Lyndon LaRouche ha identificado como el nuevo escenario de caos que viene de Londres. En un sorprendente artículo de año nuevo titulado "Todavía tambaleante después de todos estos años", Herbert compara el fin de año 2007-2008 con uno de hace cuarenta años. "Prometía ser un año muy bueno", empieza. Pero luego, de repente, las esperanzas encarnadas en las candidaturas presidenciales de Gene McCarthy y de Robert Kennedy después, dieron paso en cosa de unos cuantos días a la pesadilla de la violencia engendrada con los asesinatos de Martin Luther King y luego Robert Kennedy.

Cuando Bobby Kennedy supo del asesinato de King, se dice cubrió su rostro con las manos y murmuró: "Oh, Dios. ¿Cuándo se detendrá esta violencia?".

LaRouche dijo que nosotros estuvimos en el propio centro de eso en ese momento. Que cuando asesinaron a Bobby Kennedy, Mark Rudd quiso aprovechar la ocasión y montar disturbios. Rudd era simplemente un instrumento de cierta gente que estaba orquestando el proceso. Nosotros logramos sabotear lo que iba a hacer Rudd, algo que jamás se nos ha perdonado.

"La nación jamás se ha recuperado realmente de la bala que mató a R.F.K.", como lo resume Herbert.

Éso se percibe, dijo LaRouche. Ahora bien, eso puede indicar algo, porque si se recuerda nuestra historia personal, nuestra experiencia, con Mark Rudd y otros en ese momento, pareciera estar diciendo lo mismo.

Herbert concluye citando a Richard Harwood del Washington Post: "En 1969 descubrimos esta unión profunda y casi mística que existió entre Robert Kennedy y el Otro Estados Unidos. Fue una experiencia inquietante para los periodistas... Nos vimos forzados a reconocer en Watts y Gary y Chimney Rock, que la verdadera cuestión en el proceso político estadounidense involucra no sólo la suerte de escritores de discursos y recabadores de fondos, sino las vidas de millones de personas que buscan la esperanza a partir de la desesperanza".

"Esto es fundamental", dijo LaRouche. El tipo refleja eso; refleja este cambio en torno al asesinato de Bobby Kennedy que, en nuestra experiencia, coincide también con la segunda huelga en Columbia, "Hamilton II", que fue la locura. Y esta locura prevalece desde entonces; todo orquestado allí por Kenneth Clark y compañía, con ese grupo y, también, un famoso elemento fascista de la CIA, que nosotros tratamos de sacar de los terrenos de la Universidad de Columbia.

A su modo, Herbert está diciendo lo mismo que ha dicho LaRouche; y lo refleja a su manera. Obviamente, él refleja esa experiencia y ahora se huele algo similar en marcha, este fin de año 2007-2008.

Mientras, en Pakistán el presidente Musharraf se dirigiá a la nación el miércoles por la noche, pero ya desde el lunes, el líder opositor Nawaz Sharif de la Liga Musulmana de Pakistán pidió la renuncia inmediata del Presidente, según el Dawn de Karachi, calificándolo como "una calamidad de hombre y la fuente de todos los problemas".

Lyndon LaRouche respondió de inmediato: "Yo denuncio esto. No se necesita ser un aficionado de Musharraf para reconocer eso, obviamente, tratar de derrocarlo en este momento va a desestabilizar a Pakistán, y puede causar que deje de existir. Y cualquiera, como el columnista Robert Novak, que le hace el juego a esto, debiera decírsele que se calle, y decírselo de mi parte. Si se depone a Musharraf en estos momentos, como quiera que sea, Pakistán se desintegrará. Y la gente que anda desorientada debiera reconocer eso.

"My recomendación", continuó LaRouche, "es que Musharraf debe organizar la investigación del asesinato de Benazir Bhutto. Y lo que se requiere ahora, para engatuzar a todos los entrometidos que intentan destruir Pakistán es que Musharraf debiera recibir de verdad todo el apoyo en su investigación de las condiciones del asesinato de Benazir. Y, agregar a eso, la parte clave que nos preocupa, es que los asesores de Benazir en Londres, son obviamente la gente que la entrampo en el asesinato. Y la investigación debiara conducirse desde esa perspectiva".

Mientras que correctamente rechaza las demandas de una investigación externa de la ONU, como la entrometida investigación del asesinato de Rafik Hariri en Líbano, el Gobierno de Pakistán acepta ahora el auxilio experto externo para su propia investigación, como lo declaró al New York Times el embajador de Pakistán en Washington, Mahmud Ali Durrani.

"Ésa es una buena declaración", respondió LaRouche, "pero Musharraf debiera tener el apoyo para realizar su trabajo. No existen fundamentos para la suposición de que Musharraf estubo detrás del asesinato. ¡La entramparon! Ella probablemente no hubiera sido asesinado si Musharraf no hubiera sido inducido a renunciar a su posición militar; ésa fue probablemente la clave para que la asesinaran".

El New York Times asegura que el viudo de Benazir bhutto, Asif Ali Zardari, no sólo exige una investigación "independiente" de la ONU como la de Hariri, sino incluso agrega que dicha investigación debiera tener la ayuda de las autoridades británidas.

"Si lo que dice es eso", insistió LaRouche, "parece que él no entiende la situación. ¡Basta ya de disparates! Estamos ante una crisis orquestada a nivel internacional, bajo condiciones de una crisis de desintegración general del sistema monetario-financiero internacional, en el que la influencia británica es el enemigo. De modo que cualquiera que salga con que los británicos de algún modo debieran participar en moderar o dirigir esto: los británicos deben mantenérseles fuera de esto! ¡Con excepción del banquillo de los acusados!"

En respuesta a las advertencias insistentes de líderes de la Liga Musulmana y otros, de que la estratégica provincia pakistaní de Sindh se una a las provincias de la Frontera Noroccidental en acciones hacia la secesión y hacer astillas al país, LaRouche dijo: "De este modo, por tanto, todo este sinsentido tiene que terminarse. Musharraf tiene que hacerse cargo. Tiene que apoyársele. Tiene que apoyársele sobre la base del interés nacional, no algún esto o aquello personal. Él es el Presidente del país, y si no se apoya al Presidente constitucional del país, simplemente se producirá más caos. Se le tiene que dar la autoridad y responsabilidad para llevar a cabo la tarea que el presidente debe realizar".

LaRouche ha dicho que detrás del complot de caos británico se encuentra la desintegración total del sistema monetario-financiero internacional listo a reventar a partir del 3 de enero; ¡este jueves! Parte del contexto es que este primero de enero entraron en efecto las normas de capital aceptables más altos para los bancos, los normas de Basilea II. Ya nos hemos referido a todas las miadas y lamentos del Financial Times de Londres y otro de que los nuevas normas deben ser postergadas o diluidas. Pero, como dijera LaRouche ayer, "de todos modos entrarán en vigor. Eso es lo que es el 3 de enero; el 3 de enero es 'el día después' que viene ya".

Ya en la víspera del Año Nuevo, un pequeño banco de préstamos de alto riesgo, el Banco Escocés de Londres, admitió al Times de Londres que la Agencia de Servicios Financieros británica le había ordenado aumentara su capitalización en 13 millones de libras (26 millones de dólares), para que se le permita operar bajo los nuevas normas. Pero ese "agujero" de 13 millones de libras seguirá creciendo conforme el banco aumente sus pérdidas reportadas. Como dijo LaRouche, "este es el caso donde el agujero se vuelve más grande que los calzones". Los expertos británicos juran que esto no significa que la totalidad del sector de alto riesgo se vendrá abajo automáticamente. LaRouche respondió: "No se va a derrumbar; ¡ya se derrumbó! Ya se vino abajo como precausión contra el derrumbe".