Clinton le habla al "hombre olvidado"

5 de may de 2008
4 de mayo de 2008 (LPAC).— La senadora Hillary Clinton, al aparecer en un programa noticioso de ABC en televisión, con formato estilo reunión ciudadana, en Indianápolis el domingo, mantuvo su enfoque preciso en la crisis económica y los tiempos difíciles que enfrenta la enorme mayoría de los norteamericanos de menores ingresos, que es el 80 % de la población. Al responder a una pregunta del público, la senadora Clinton se refirió al enfoque de Alexander Hamilton sobre las manufacturas, con lo cual marcó la diferencia entre ella y McCain o Barack Obama, al subrayar la necesidad de defender y expandir los trabajos manufactureros en EU. Atacó las leyes de la era de Bush, de dar incentivos fiscales para las corporaciones de EU que exportaron trabajos manufactureros y dijo que, de salir electa, ella renegociaría el tratado de libre comercio, TLCAN. Reiteró tambien su compromiso a trabajar por un sistema de salud universal, destacando que los costos exorbitantes en el cuidado a la salud han erosionado aún más las manufacturas norteamericanas.

En respuesta a otra pregunta, sobre el desplome de la agricultura, Clinton se enfocó en la crisis global de alimentos, citando los disturbios en Haiti y en otros paises que enfrentan la hambruna. Señaló que el cambio a los biocombustibles, con base en el maiz y la soya, han agravado la crisis de alimentos.

Cuando la presionaron por sus advertencias a Irán de que habría duras represalias estadounidenses si ellos obtienen armas nucleares y atacan a Israel, Clinton enfatizó que ella se empeñaría en una diplomacia dura pero comprensiva con Irán, y tambien dijo que le pediría al Secretario de Defensa y al Estado Mayor Conjunto que elaboraran un plan de retiro de Iraq, que empezaría a retirar tropas americanas 60 dias despues de tomar posesión.

Luego de señalar que los últimos siete anos han sido "realmente duros para los estadounidenses", la senadora Clinton concluyó en dialogo de una hora con los votantes tanto de Indiana como de Carolina del Norte, diciendo que el pueblo estadounidense necesita urgemente un "campeón" de sus necesidades en la Casa Blanca.