Desafían el colonialismo británico en la ONU

5 de may de 2008
30 de abril de 2008 (LPAC).— Jean Zeigler, el Relator Especial para el Derecho a la Alimentacion de la ONU, aprovechó su última conferencia de prensa del 28 de abril, en Ginebra, para denunciar la hambruna de las poblaciones pobres alrededor del mundo.

Ziegler dijo que el trabajo del director de la Organización Mundial de Comercio (OMC) Pascal Lamy, "es totalmente contrario a los intereses de las poblaciones que son víctimas de la hambruna". Los pagos proteccionistas es lo que le permite a los campesinos y los pequeños agricultores producir alimentos, continuo, ¡no la liberalización del comercio!

Ziegler denunció que las políticas del FMI son equivalentes al colonialismo, alentando a las naciones pobres a producir productos no alimenticios para la exportación con el fin de pagar su deuda externa, a la vez que dejan a los agricultores de subsistencia que se ganen la vida a duras penas con "cosechas colonialistas".

Pero, aunque los miembros de las Naciones Unidas pueden reconocer la causa real de la crisis alimenticia a nivel internacional, e incluso recomendar soluciones, solo la presidencia de Estados Unidos, actuando a imagen del presidente Franklin D. Roosevelt, puede actuar para pararla, como tiene que hacerse ahora. Solo reviviendo el Sistema Americano se puede evitar la crisis de alimentos, y Lyndon Larouche ha tomado la responsabilidad de instrumentar este renacimiento hoy día. Solo el Sistema Americano puede aumentar la producción global de alimentos, que ha venido contrayendose en las útlimas décadas, debido a las políticas librecambistas malthusianas, de hechura británica.

La declaración de Zeigler por lo tanto crea la oportunidad perfecta para definir la necesidad de que se lleve a cabo de inmediato, "presidencialmente", la política larouchista, como la definió en sus "Tres pasos para sobrevivir"