El verdadero tema 'migratorio' en las elecciones del 2008

5 de may de 2008
4 de mayo de 2008 (LPAC).— En su reciente visita a Monterrey, México, Lyndon LaRouche insistió en que Estados Unidos tiene que regresar a la política del Buen Vecino de Franklin D. Roosevelt con México, como ayudar a completar el gran Plan Hidraúlico del Noroteste (PLHINO), en el noroeste de México. Con millones de mexicanos a punto de ser expulsados de Estados Unidos y sin tener trabajos disponibles en casa, es en el mejor interés de Estados Unidos ayudar a crear trabajos productivos para ellos, en proyectos como el PLHINO. Los agentes del Imperio Británico, como el World Wildlife Fund (WWF) promotor del murciélago vampiro, se oponen violentamente al proyecto PHLINO.

Tambien puso de relieve LaRouche, que los mexicanoestadounidenses en Estados Unidos, especialente en estados como California y Texas, son un componente central de los votantes, y uno de los grupos de votantes esenciales del Partido Demócrata. Proyectos transfronterizos como el PLHINO y el plan relacionado, NAWAPA en Estados Unidos, hablan a favor de sus intereses inmediatos y de los miembros de las familias en ambos lados de la frontera.

Un estudio de marzo del 2008 del Centro Hispano Pew sobre "El voto hispano en las primarias presidenciales demócratas en el 2008" vierte luz interesante sobre estos patrones demográficos y electorales, que LaRouchePAC esta ahora investigando a fondo. En las primarias demócratas del 2004 en el estado de California, los votantes hispanos representaron el 16% del total de los votos - más o menos la misma porción, 14,3%, en la población nacional total. Pero en las primarias demócratas del 2008, los hispanos representaron el 30% del total de los asistentes a las urnas —un cambio dramático debido en gran parte a la exitosa campaña de obtención del voto de Hillary Clinton. Clinton derrotó a Obama por 63% contra 35% entre los votantes hispanos en las primarias de California, un patron que se mantuvo entre todos los hispanos, sin importar categorias de edad, sexo o nivel de ingresos.

En Texas ocurrió algo similar. En las primarias demócratas en el 2004, los hispanos representaron el 24% de los votos; en el 2008, ese porcentaje de elevó a 32%. Y en Texas, Clinton derrotó a Obama entre los hispanos con 66% contra 32%.

En cuanto a los temas que atraen el voto hispano, 53% de todos los votantes hispanos en las primarias del Super Martes dijeron que la economía era el tema número uno, incluso por encima del 45% de los votantes no hispanos que escogieron la economía era su "número uno".