¿Hambriento de una solución? ¡A producir más alimentos!

5 de may de 2008
2 de mayo de 2008 (LPAC).— Recientemente en Addis Ababa, Etiopía, en medio de una hambruna creciente, Josette Sheeran, director del Programa Mundial de Alimentos y ex funcionario del Departamento de Estado de E.U., le preguntó a Yoseph Yilak, dirigente de la asociación de comercializadores de granos de Etiopía: ¿Cuál es la solución? Yilak respondió de inmediato: "La mejor solución a largo plazo es la producción masiva de alimentos".

Yilak le dijo a Sheeran: "La oferta es baja, la demanda alta. Hemos pasado de tres comidas al dia a dos comidas. Después va a ser una sola comida. Luego nos vamos a morir... ¿Por qué está usando el mundo el maiz como combustible? Va a significar la muerte de muchas personas".

En entrevista con el diario parisino Le Monde el recién nombrado asesor en jefe de la ONU sobre alimentos, Olivier de Schutter, profesor de derecho y activista por los derechos humanos, culpó a las decisiones políticas erradas de las dos últimas décadas tomadas por las potencias mundiales por la crisis alimenticia que arrasa ahora al mundo.

"Estamos pagando por 20 años de errores. No se hizo nada para evitar la especulación con las materias primas, a pesar de que era predecible que los inversionsitas se iban a volcar a estos mercados una vez que se desacelerara el mercado de valores".

Schutter dijo que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han "subestimado gravemente la necesidad de invertir en la agricultura" y acusó al FMI de forzar a los endeudados países en desarrollo a que invirtieran en las cosechas de exportación altamente líquidas a costa de la autosuficiencia en los alimentos.

Tambien acusó a los promotores de los biocombustibles de usurpar las tierras arables y distorsionar los precios de los alimentos a nivel mundial. "Los ambiciosos objetivos para producir biocombustibles establecidos por Estados Unidos y la Unión Europea son irresponsables", Schutter acusó, haciendo un llamado a congelar las inversiones en este sector.

Un representante del Ministerio de Agricultura de Filipinas le dijo hoy a EIR que el problema con quienes promovieron la globalización es que se olvidaron de que la gente tiene que comer.