Detención del presidente de la BAE en el aeropuerto de Houston Señal de una creciente lucha faccional con los británicos

22 de may de 2008

22 de mayo de 2008 (LPAC).— Mike Turner, presidente ejecutivo de BAE Systems, el gigante aeroespacial británico implicado en el escándalo de financiamiento encubierto y sobornos "Al Yamamah", fue detenido el lunes 12 de mayo por las autoridades de Estados Unidos cuando llegó al Aeropuerto Internacional George Bush de Houston. Antes de liberar a Turner y su segundo de a bordo en la BAE, los funcionarios de EU confiscaron y copiaron lo que tenían en las laptop, celulares y documentos en papel. Ambos son objeto de una investigación penal del Departamento de Justicia de Estados Unidos por los presuntos sobornos por $2,000 millones de dólares, que le dio la BAE al ex embajador saudita ante Estados Unidos, el principe Bandar bin-Sultan, como su tajada por el gigantesco acuerdo "Al Yamamah" para intercambiar petróleo por armas, que empezó en 1985 y que continúa hasta nuestros dias.

Como lo informara en exclusiva Executive Intelligence Review el año pasado, el acuerdo "Al Yamamah", un arreglo de trueque fuera de la contabilidad, creó un fondo en el extranjero de $100 mil millones de dólares para el MI6 británico y la inteligencia saudita, para operaciones encubiertas, además de los miles de millones de dólares en sobornos y mordidas para los funcionarios sauditas y otros involucrados en arreglar el acuerdo. Estos fondos para sobornos se han usado para financiar guerras en Africa y Asia en los últimos 23 años. Fuentes de inteligencia de EU le dijeron a la EIR que hay evidencias de que esos fondos encubiertos anglo-sauditas de la BAE se han usado, hoy, para financiar la desestabilización en marcha en el Cuerno de Africa, con blanco especialmente sobre Sudán, la creciente insurgencia Wahbi en Afganistán y Paquistán, y la fallida provocación de una guerra civil en Líbano, que empezó con el regreso de Saad Hariri a Beirut despues de su estadía de dos meses en Arabia Saudita.

Las fuentes de inteligencia de EU informan que estas operaciones encubiertas de desestabilización, han ocasionado una ruptura cada vez mayor entre Washington y Londres, a pesar de la colusión servil continua de la Casa Blanca de Bush y Cheney con las operaciones de caos mundial de la oligarquía angloholandesa. Reportan que los círculos de inteligencia y militares patriotas estadounidenses están furiosos ante los planes desestabilizadores británicos, y están maniobrando en contra de la BAE para contrarrestar directamente la campaña bélica de Londres.

La misma prensa británica ha mostrado preocupación de que la detención de Turner y el otro ejecutivo de la BAE refleje un conflicto trasatlántico más profundo. El Sunday Telegraph una publicación de los circulos imperialistas derechistas británicos, informó el 18 de mayo: " La detención de los ejecutivos de la BAE... ha causado serias preocupaciones en los más altos niveles del gobierno [británico] por el tratamiento "de mano dura". La detención se produce después del caso "NatWest tres"los hombres de negocios británicos sentenciados cada uno a 37 meses en prisión en Estados Unidos este año, y amenaza con dañar las relaciones entre EU y el Reino Unido en la segunda vuelta de la cumbre del Grupo de los Ocho de las principales naciones industrializadas en Japón en julio. Según el Sunday Telegraph, "altos funcionarios británicos tambien están preocupados por el momento escogido del incidente de la semana pasada. El gobierno gastó más de un año negociando un acuerdo comercial de defensa con los EU que agilizaría los trámites burocráticos y le daría a Gran Bretaña el trato preferencial en asegurar los contratos de defensa con las fuerzas armadas de EU. El acuerdo, que todavía tiene que ser aprobado por el Senado y dentro de poco va a ser el tema de una audiencia, no es popular entre algunos del gobierno del presidente George W. Bush".

La investigación del Departamento de Justicia cubre violaciones a la Ley sobre Prácticas Extranjeras Corruptas e incluye posibles violaciones a las leyes norteamericanas en contra del lavado de dinero sucio. Si se extiende la investigación al lavado de dinero sucio, podría llegar hasta el principe Bandar y los vínculos de la inteligencia saudita a los secuestradores de aviones del 11 de septiembre. El principe Bandar y su esposa aportaron lo que se calcula entre $50,000 y $70,000 dólares en "caridades" a dos funcionarios de inteligencia sauditas, quienes compartieron dichos fondos con dos de los secuestradores del 11 de septiembre. Una sección de 28 páginas del informe de la Comisión sobre el 11 de septiembre que tiene que ver con este incidente fue redactado tomando el reporte final público. Una investigación del Departamento de Justicia sobre lavado de dinero sucio sobre los sobonos BAE-Bandar, podría extenderse a cuestiones sobre cómo gastó el dinero Bandar y eso podría, según un alto funcionario de inteligencia de EU entrevistado por la EIR llevar directamente a la cuestión del 11 de septiembre. Y eso, concluye la fuente, sería un problema terrible para los sauditas.