Huffington califica ahora a Hillary Clinton de "fuerza progresista dirigente"

24 de may de 2008

22 de mayo de 2008 (LPAC).— Entre el coro de obituarios en los medios dizque informativos sobre la campaña de Hillary Clinton a la Presidencia y el giro feminista del New York Times sobre las implicaciones para las campañas presidenciales de las mujeres en el futuro de, la bloger liberal Arianna Huffington sugiere un resultado más profundo. Huffington, que no ha apoyado la campaña de Clinton, la califica de un "triunfo histórico" capaz de convertirla, por lo menos en "una fuerza progresista dirigente en el Senado". Huffington publicó una columna el 19 de mayo en huffingtonpost.com (reproducido en otros lados, como el portal electrónico del periódico de circulación masiva en Alemania, Die Zeit), titulada "La derrota de Hillary Clinton: un triunfo histórico". Después de una larga explicación sobre las diferencias que ha tenido con la campaña de Clinton, pese a su admiración (y la de su hija que apoya a Obama) por el arrojo de Clinton, Huffington destaca que Hillary, después de varios intentos, ha encontrado su mensaje personal "en vez del mensaje que las cifras de encuestas de Mark Penn le decían que adoptara".

"Y al hacerlo, se ha redefinido y puesto a la cabeza del Clintonismo. Olvídense de las reformas a los servicios de asistencia social, librecambismo a rajatabla, y la economía tercera via del Consejo del Liderato Demócrata (DLC por siglas en inglés). Desde que entró en el juego en Ohio, Hillary ha transformado el clintonismo en algo que representa a la clase trabajadora estadounidense. Debido a esto, ella es la Clinton que va a ser ahora más pertinente para el futuro del pais", señala Huffington.

"Yo veo a Hillary regresando al Senado con un recién encontrado nuevo sentido de propósito, y poder. Sin tener la presidencia entre sus objetivos —al menos no por ahora— se podría convertir en una fuerza progresista dirigente en el Senado".

Lyndon LaRouche calificó el comentario de Huffington como "una evaluación sumamente significativa" viniendo de una fuente que no simpatiza políticamente con Clinton en los últimos tiempos. "El problema para el enemigo es que —y lo refleja Huffington— si Hillary no es encajonada, si no logran sacarla del senado de una forma o de otra, entonces se va a convertir en la persona más poderosa en el senado. Y eso los espanta" dijo LaRouche. "Ya no es una cuestión de que una mujer sea una candidata débil, porque es mujer, y esté tratando de convertirse en la primera mujer Presidente. Hillary ya dejó eso atrás. Y ese es un cambio fundamental en la política de EU: el hecho de que una mujer tenga éxito en contender por la presidencia, con este tipo de impacto".