Su Majestad imperial: Lady Gorgona MacBeth

27 de may de 2008

[a:href="\/files\/pdfs\/080527_Lady_Macbeth_ESP.pdf"]Disponible en versión PDF para su distribución[/a]

Su Majestad imperial,

LADY GORGONA MACBETH

de Lyndon H. LaRouche, a 24 de mayo de 2008.

Una venganza terrible se cierne ahora, por su pútrida mano, sobre ella, tu enemiga, la enemiga de toda la humanidad.

El tesoro más preciado de tal enemiga, el poder de su dinero, se lo arrancan aquellas mismas tormentas que arrasan con esta inflación, por un monto y a un grado mayores aun que a los que continúa inflándose la ya abotagada mole de su liquidez. Es su persona majestuosa, es ella misma la que, con sus esbirros, sopla los fuegos de su propia destrucción, y la de ellos.

Esto tiene lugar, al presente, en las tormentas batientes de hiperinflación y vasta hambruna más grandes de la historia conocida de la humanidad.

Ella, nuestra enemiga, que también podría destruirnos, ve su poder desmoronarse bajo su propia mano cruel. Como la bestia infausta que siempre fue, al igual que la sangrienta lady MacBeth de Shakespeare, atrae su propia perdición con la misma mano con la que arremete contra nosotros, su presa procurada.

Sin embargo, todavía tenemos una oportunidad de sobrevivir. Que impere en cualesquier infierno que decida escoger para sí y sus lacayos, pero a nuestro mundo no ha de tenerlo para el reinado futuro que pretende.

Nosotros —no ella, no sus lacayos— somos el pueblo del mundo. Es nuestro mundo, al que ella y los de su estirpe han mancillado ya por demasiado tiempo. ¡Largo! ¡Bruja! Sin duda has condenado esta era a la destrucción. Has quedado atrapada, nigromanta, entre el cielo y la tierra. ¡Vete, hechicera! ¡Lárgate! Y llévate a tus pestilentes lacayos contigo.

Tú, grandísima puta, eres su maldición, y ellos, como Félix Rohatyn, George Soros y George Shultz, son tus compañeros.

Los tres pasos de LaRouche para sobrevivir

1. Hay que adoptar y poner en acción de inmediato mi Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de 2007; si no, la situación de EU pronto se volverá desesperada.

2. Debemos establecer un sistema crediticio de dos niveles en el que, a) se proporcione crédito del Gobierno estadounidense para programas de recuperación físico-económica a 1 o 2% de interés; y, b) circulen más o menos con libertad otras emisiones para la inyección de crédito.

3. El Gobierno de EUA tiene que acudir ahora, de inmediato, a los Gobiernos de Rusia, China, India y otros países para el establecimiento expedito de un sistema internacional de tipos de cambio fijos, de emergencia, que acabe con el ahora irremediablemente quebrado sistema de paridades flotantes.

Con este último acuerdo que se propone, los tratados de largo plazo deben enfocarse en la construcción intergubernamental de infraestructura económica básica esencial de la variedad que hace un uso intensivo de capital, como en la reconstrucción de la infraestructura energética, hidráulica y de transporte del mundo.

Reportajes afines:

[a:href="\/packages\/salvemos-al-estado-nacional\/view"]Salvemos al estado nacional[/a]

[a:href="\/packages\/salvemos-al-estado-nacional\/view"][a:href="\/asunto\/operaci-n-caos\/view"]Operación caos[/a]