Los grandes bancos compraron la ley de rescate de Barney

27 de junio de 2008

25 de junio del 2008 (LPAC).— En la víspera de la probable aprobación del Senado de los Estados Unidos de una versión de la ley de "rescate" hipotecario del senador Chris Dodd y el congresista Barney Frank, el Washington Post publicó el 25 de junio detalles que sólo EIR lo ha hecho en los últimos cuatro meses: que la ley ley fue concebida y preparada por los bancos internacionales encabezados por el Credit Suisse, para erradicar sus pérdidas de la desintegración hipotecaria a costa del público. Esta ley ha sido el "parapeto" en el Congreso contra la única solución funcional a la debacle hipotecaria, la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda propuesta por Lyndon LaRouche, que goza de un amplio apoyo en ciudades por todo el país y que congelaría toda hipoteca y embargo, a la vez que pondría a los bancos bajo la protección federal por bancarrota. Ver EIR del 13 de marzo del 2008 para la denuncia, [aquí].

La ley Dodd-Frank compromete en su disposición central a que la Agencia Federal de Vivienda (FHA) asegure hasta 300 mil millones de dólares en hipotecas de "remplazo" nuevas, mismas que eliminará 10% del valor de las actuales hipotecas ya en incumplimiento, en embargo o atrasadas. Supuestamente, según el rescate Barney, el riesgo del dinero fiscal del gobierno federal de esta aseguranza de la FHA será pequeño ya que los propietarios que adquieran estos préstamos sustitutos reducidos, con pagos mensuales reducidos, no incumplirán por una segunda ocasión y "no se retirarán" debido a que su propiedad valdrá más que su hipoteca.

Sin embargo, el precio promedio de las casas a nivel nacional ya se redujo 20% desde su punto pico del otoño del 2006, sin señales de que se detenga su caída.

Un día antes de que el senador Harry Reid tratara de apresurar la aprobación de la ley en el Senado, el Washington Post publicó bajo el titular "Housing Bill Is Brainchild of Banks" ('La ley de vivienda es idea de los bancos") que el bosquejo de su concepto lo elaboraron en enero pasado banqueros del Credit Suisse. Ejecutivos del Bank of America lo "reelaboraron" el 11 de marzo y ambos bancos fueron "coadyuvatorios en todo el proceso", junto con el Citigroup y la Securities Industry Association. Los bancos proporcionaron también a la Oficina de Presupuesto del Congreso sus cálculos (soñados) del volumen de incumplimientos repetidos en las nuevas hipotecas que la ley asegurará; incumplimientos que la FHA y el fisco respaldarán.

"Las medidas permitirían a las instituciones financieras obtener liquidez de las propiedades embargadas que de otra manera se asentarían en su contabilidad como peso muerto". Ellos convencieron también a Frank, Dodd, Reid, entre otros, de que esto reactivaría el mercado hipotecario, es decir, que detendría la debacle en el precio de las casas.

Cuando esa creencia resulte falsa, el Gobierno federal pagará en grande por el rescate resultante de estos bancos en bancarrota.