Medvedev en entrevista previa al G-8: Establecer comercio petrolero denominado en rublos

8 de julio de 2008

5 de julio de 2008 (LPAC).— En entrevista con representantes de órganos informativos de los países miembro del Grupo de los Ocho, realizada el 1 de julio, el presidente ruso Dmitri Medvedev informó sobre la creación por parte de Rusia de un "intercambio de petróleo y otros recursos energéticos en donde el comercio se realiza en rublos". Al ser informado sobre la entrevista de Medvedev, Lyndon LaRouche dijo que esto tenderá a minar el poder del mercado de entrega inmediata petrolero de Londres y hasta pudiera contribuir a fortalecer el dólar de E.U. al socavar la habilidad angloholandesa de forzar el alza en los precios del petroleo mediante su control sobre los mercados a futuro petroleros. LaRouche explicó que, desde que George Shultz y otros agentes británicos en el gobierno de Nixon destruyeron el sistema de Bretton Woods y desde que Londres lanzó el mercado de entrega inmediata durante la farsa petrolera de mediados de los 1970, el dólar de los E.U. se volvió un cautivo del sistema especulativo angloholandés, y no es una divisa soberana. El dólar tiene que liberarse del control del mercado de entrega inmediata, concluyó LaRouche, y si los rusos están preparados a emprender acciones para minar el poder de Londres, esto pudiera ser útil. El intercambio petrolero denominado en rublos, dijo Medvedev, "es un paso hacia convertir el rublo en una de las posibles divisas regionales de reserva, mucho más ahora que el rublo es ahora totalmente convertible... Lo principal ahora es que se considere al rublo como una divisa confiable, en donde se pueden depositar ahorros y que se puede usar para llevar a cabo transacciones".

La entrevista de Medvedev empezó con la crisis finaciera internacional severa. En varias entrevistas y discursos recientes, así como también en la discusión a fondo del 25 de junio con el dirigente del banco VTB ruso Andrei Kostin sobre medidas específicas, incluyendo el intercambio petrolero, Medvedev se ha enfocado en la naturaleza sistémica de la crisis y la idea del gobierno ruso del rublo como divisa de reserva.

En la entrevista de grupo del 1 de julio, y en una adicional con medios de prensa japoneses, Medvedev repitió dos veces que la crisis inflacionaria inmanejable actual derivaba de "mercados no muy bien regulados" y las insuficiencias del "sistema regulatorio existente". Reiteró la idea de "múltiples divisas de reserva", diciendo que hoy las reformas tienen que dar como resultado un sistema que "no se enfoque sólo en un país o en una moneda. Tiene que construirse sobre un equilibrio de las economías más importantes, sobre su crecimiento sustentable y el principio de varias divisas de reserva... Nosotros pensamos que debe haber un dólar fuerte, no débil como es actualmente, lo mismo que varias otras divisas de reserva, que ayuden a países individuales y la economía mundial como un todo con los problemas ante ellos". Una de éstas podría ser el rublo; "no es algo que puede hacerse por decreto presidencial, de un plumazo. Esto es algo que surge de una economía bien organizada y la aceptación de esta o esos medios de pago a ser usados por otros socios".

A una pregunta sobre la utilidad del formato del G-8, Medvedev dijo que "es muy claro que los dirigentes de las economías más grandes y los países más grandes necesitan reunirse e intercambiar información sobre los temas más complejos y los problemas más grandes frente a ellos".

Reportajes afines:

[a:href="\/packages\/el-mundo-eurasi-tico-venidero\/view"]El mundo eurasiático venidero[/a]